¿Qué se puede hacer con el dinero? I Parte

Si ustedes han contestado la pregunta seguramente han pensado en:  GASTARLO.

Nadie suele decir “ahorrarlo”, “regalarlo”, “invertirlo”, ni siquiera “ganarlo”. Por eso es tan importante pensar en este medio en la educación de los jóvenes. El dinero es un medio importante. Existe. Se puede utilizar el dinero bien o se puede gastarlo mal. En este campo tendrán que ser especialmente valientes para buscar el bien de sus hijos.

Vamos a considerar los distintos aspectos que hemos mencionado con referencia a la educación de los hijos. Pero hay un aspecto previo. Se trata de: enseñar a los hijos a valorar los recursos materiales.

Conocer el valor de las cosas

Para conocer el valor de las cosas habrá que centrar la atención de los hijos en dos aspectos complementarios:

  1. El valor en el sentido de su relación con unos fines que valen la pena.
  2. El valor en el sentido de cuánto dinero cuestan las cosas.

El primero requiere que los padres ayuden a sus hijos a descubrir el sentido de los objetos materiales. Algunos ejemplos sencillos pero relevantes son:

UN ABRIGO:

–       es para dar calor y conviene que sea apropiado al tipo de uso;

–       no es para llevar la etiqueta de una marca determinada y así quedar igual o superior a los demás compañeros.

UN EQUIPO DE SKI:

–       es para practicar el deporte con cierta seriedad, que sea seguro y práctico;

–       no es para socializar en la nieve o para usar caprichosa, alguna vez.

 UN ORDENADOR:

–       es para aprender a utilizar unos programas que pueden ser útiles para el trabajo;

–       no es para jugar.

 UN MEDIO DE TRANSPORTE:

–       es para resolver dificultades de transporte más o menos insuperables;

–       no es para trasladarse de un sitio a otro, caprichosa y cómodamente.

 También hay objetos materiales que difícilmente pueden relacionarse con algún tipo de objetivo educativo. Por ejemplo, videojuegos, televisores personales, o motos.

 El valor en el sentido de cuánto dinero cuesta, significa que los hijos necesitan aprender a relacionar el precio de las cosas con el presupuesto familiar y a su vez con el tiempo que cuesta ganarlo (¿es mejor tener dinero o tener más tiempo con los padres).

 De acuerdo con su edad y con su madurez (no se trata de atosigar a algún hijo especialmente sensible) convendrá explicar el presupuesto familiar y que los hijos sepan lo que vale la comida y otros gastos habituales.

 Luego estarán en mejores condiciones de juzgar respecto a sus propias necesidades, si son auténticas necesidades o simplemente caprichos, o siendo útiles no se justifican dentro del contexto del presupuesto familiar.

David Isaacs y María Luisa Abril- “Familias Contra Corriente”

Colección Hacer Familia

Foto: kongsky

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo EDUCACION EN LA SOBRIEDAD, EDUCACION EN VIRTUDES

Comparte con nosotros tus experiencias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s