Tips para no ser sobreprotectores

Volvemos a recurrir al libro Educar en libertad y responsabilidad de Pablo Garrido Gil, porque nos da una lista muy buena de criterios concretos aplicables a casos usuales para no ser los papás sobreprotectores.

  • No dramaticemos ante un posible problema que tenga un hijo nuestro. Si lo hacemos, agrandaremos el problema. Lo que los niños buscan siempre en sus padres es seguridad y confianza, y éstas se transmiten no perdiendo la calma.
  • No estemos hablando siempre de ese problema, y menos aún delante del implicado, pues lo que conseguiremos es fijar más su atención en él.
  • Si notamos que nuestro hijo sufre por dicho problema, démosle cariño y comprensión, pero evitemos compadecerle y decirle continuamente “pobrecito mío…”.
  • Si alguna vez hemos de actuar ante un profesor o un compañero de clase, hagámoslo con mucha sutileza y sin que se note demasiado.
  • No le incitemos a defenderse aplicando la violencia. Hay que dar a nuestros hijos otros recursos para que aprendan a defenderse.
  • Enseñemos a nuestros hijos que tienen que perdonar y no guardar rencor a nadie, aunque se hayan portado mal contigo.
  • Si se meten con él porque tiene algún defecto físico, es preciso que le hagamos ver que debe aceptarse a sí mismo y que no por ello debe de animarse. Para eso, hemos de hacerles ver cuáles son sus puntos positivos (tal vez sea un chico muy alegre o muy generoso o muy trabajador, etc.).  también debemos hacerle ver que todos los demás niños tienen también problemas, que a veces son peores que los suyos.
  • Una forma excelente de quitar peso a nuestros propios problemas es fijarnos en las necesidades de los demás y en cómo podemos nosotros ayudarles. En cuanto dejamos de pensar en nosotros mismos, los problemas dejan de tener tanta gravedad. Esta idea debemos transmitírsela razonándoles a su nivel, pero lo antes posible, para que nunca la olviden.
  • Si vemos que no tienen amigos o que lo dejan un poco de lado, es bueno que les hagamos descubrir qué cosas pueden ellos hacer para intentar revertir la situación, por ejemplo:  tener detalles con los demás, intentar ser más comunicativo, invitar a algún niño a casa a jugar, etc.
  • Si vemos que van un poco mal en los estudios, no recurramos inmediatamente a la solución de apuntarles a una academia o de ponerles un profesor particular. Busquemos, primero, la raíz del problema y veamos si somos capaces de solucionarlo entre nosotros. La verdad es que casi siempre podemos arreglar este tipo de problemas, sobre todo si lo cogemos a tiempo. Por experiencia sé que hay bastantes padres que deciden ponerle a su hijo un profesor particular de matemáticas, cuando ese hijo no tiene ningún problema con ellas, sino más bien con el esfuerzo que le exigen. Como casi siempre, se suele tratar de un problema de formación de voluntad más de un problema de índole intelectual. Los chicos se acostumbran a que los padres les arreglen los problemas escolares poniéndole un profesor particular.
  • Si tiene alguna vez deberes escolares que no sabe hacer, ayudémosle a estudiar y que sea capaz de hacerlos él solo, pero, por favor, no les hagan los deberes ni los trabajos a sus hijos. Esto es muy frecuente, y, a veces, algunos profesores tenemos la tentación de poner la nota de algunos trabajos a los padres más que a los niños.
Anuncios

1 comentario

Archivado bajo EDUCACION CON FIRMEZA, EDUCACION EN LIBERTAD

Una respuesta a “Tips para no ser sobreprotectores

  1. Pingback: Fomentar la autonomía en nuestros hijos | La Mamá Oca

Comparte con nosotros tus experiencias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s