¿Qué se puede hacer con el dinero?-III parte

Enseñar a ahorrar el dinero

La costumbre de ahorrar es formativa porque ayuda a relacionar el esfuerzo con el resultado obtenido y también porque permite gastos en objetos que realmente tienen mayor valor intrínseco.

Aunque sea poco, conviene orientar a los hijos pequeños en este sentido para que vayan desarrollando el hábito. Con los adolescentes se tratará de mostrarles la utilidad de la operación.

Enseñar a dar

Con el planteamiento que hemos hecho ahora, es posible que logremos una eficacia muy grande en el uso del dinero pero, a su vez, unos hijos bastante egoístas pensando nada más que en sus propias necesidades.

Conviene que se den cuenta de las necesidades de los demás y que reconozcan su deber de ayudarles en la medida de sus posibilidades.

Todo lo que hemos sugerido depende del hecho de que el hijo disponga de dinero. Creemos que es educativo que dispongan de ciertas cantidades de acuerdo con los objetivos marcados. Se puede entregar una cantidad al hijo regularmente o lograr que ingrese unas cantidades como consecuencia de su trabajo.

El presupuesto

Los niños pequeños dispondrán seguramente de una pequeña cantidad para gastar en un momento determinado –en chucherías el domingo, por ejemplo–. En cambio, cuando llegan a la adolescencia es posible que se plantee una cantidad mensual que puede estar prevista para cubrir determinados tipos de gastos.

Para algunos hijos se puede incluir una cantidad que luego gastan en su ropa, diversiones, regalos de cumpleaños, para su familia y sus amigos, etc. Sin embargo, hay otros que no han aprendido a administrar el dinero bien y, por tanto, conviene seguir con entregas parciales.

La cantidad que se entregue debe ser proporcionada a las necesidades reales de los hijos y a los tipos de gastos que se acuerdan. La meta es lograr que los hijos sepan utilizar su dinero responsablemente antes de marcharse de casa.

Habría que llamar la atención a dos tipos de padres: aquellos que entregan unas cantidades grandes de dinero a sus hijos de tal manera que no hacen más que estimular el gasto caprichoso y aquellos que controlan todo tipo de gasto y así no permiten que sus hijos aprendan a manejar el dinero responsablemente.

Con este esfuerzo de los padres pueden aprovechar el manejo del dinero como medio de vida y de formación práctica para cuando quieran fundar un hogar.

En resumen se trata de:

  1. Enseñarles a valorar lo que poseen y lo que pueden poseer.
  2. Enseñarles a dominar sus caprichos con más o menos alegría.
  3. Enseñarles a reconocer las necesidades de los demás en comparación con las propias.
  4. Enseñarles a reflexionar sobre el por qué de sus gastos.

David Isaacs y María Luisa Abril- “Familias Contra Corriente”

Colección Hacer Familia

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo EDUCACION EN EL OCIO Y TIEMPO LIBRE, EDUCACION EN LA SOBRIEDAD

Comparte con nosotros tus experiencias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s