La autoestima de 3 a 6 años

La autoestima de 3 a 6 años. Foto: La Mamá Oca

La autoestima desde el nacimiento hasta los seis años, aproximadamente, se construye como  en espejo a través de la imagen que el niño recibe de sí mismo de sus padres.

Durante esta etapa, la forma de conocer el niño es muy particular. Los sentidos siguen jugando un papel muy especial, pero el niño ahora ya ha construido una primera imagen de sí mismo, por lo que comienza a ensayar cómo construir una imagen lógica de la realidad que le rodea.

  • Necesita comenzar a darle sentido a las cosas, pero lo hará de una forma infantil, ilógica desde una óptica adulta; se trata de una etapa que algunos  psicólogos llaman preoperacional.
  • Ya realizan operaciones, pero su lógica es prelógica. Construye explicaciones “lógicas”, pero con su lógica. Busca razones, y de las explicaciones lo más importante para él es el hecho de que le den una explicación, no importa la que sea.
  • Le importa más la persona que le da la explicación que la propia explicación.
  • Necesita empezar a darse un sentido, encontrar su lugar en el mundo. Y su lugar en el mundo necesariamente pasa por su lugar en su propia familia.
  • El niño ahora está, básicamente, ocupado en “ordenar” la realidad, que pasa por “ordenar su realidad” primero.
  • El orden se traduce en la necesidad de vivir hábitos de conducta a través de los cuales saberse bueno y garantizar el amor de sus padres.
  • Su forma de conocer es, básicamente, a través del juego, y en el propio juego reside la recompensa por la actividad realizada.
  • Jugar y conocer son cosas diferentes. No tiene la noción de tener que esforzarse para aprender, porque aprender y vivir son la misma cosa.

Como su lógica es propia, la seguridad la construirá, básicamente, sobre las personas que le  proporcionan amor y atención.

Por otra parte, como ya se sabe, una persona distinta, para afirmar su identidad incipiente comienza a rebelarse contra los demás, contra las personas que para él representan la autoridad, sobre todo, sus padres. Se trata de una primera y necesaria crisis de oposición que se manifiesta habitualmente por medio de rabietas y de la repetición incansable de una infinidad de “noes”.

  • Es el momento en que trata de imponer su voluntad en pequeñas cosas.
  • Es el momento en que comienza a percibir claramente que puede querer cosas diferentes de las que en cada momento le imponen sus padres.
  • Es el momento en que comienza a manifestar sus emociones, sus deseos, no solamente las relacionadas con cubrir sus necesidades básicas (hambre, sueño, etc.), sino las provenientes de sus necesidades que se crea en función de su particular firma de ver la realidad. De ahí la sensación de capricho con la que los adultos podemos percibir esas demandas por parte del niño.

El niño debe comenzar a aprender a controlar sus emociones, y para ello necesita, además de modelos adultos, exigencia, cargada de cariño y comprensión, por parte de sus padres. La lógica el razonamiento, como estamos viendo, en este momento no es lo mejor.

Las rabietas no son sino una explosión emocional, una llamada de atención hacia algo que no consigue obtener y se desea por encima de todo. Es ahora cuando el niño comienza a medir sus fuerzas con lo demás, en particular, con aquellos que para él representan la autoridad. Será ahora cuando los padres habrán de plantearse qué tipo de respuesta le van a dar a esas demandas de su hijo, debiendo ser conscientes de que en esas respuestas reside el primer modelo para el niño de control emocional.

Como conclusión, la noción de seguridad en este periodo se sigue apoyando en los padres, y en la imagen que estos le han ido transmitiendo de él mismo, como bueno, amable, capaz, inteligente, etc. Si los padres le transmiten una imagen positiva y esperanzadora de sus posibilidades, y a la vez le permiten ir comprobando su capacidad de realizar cosas adecuadas a sus posibilidades mediante una exigencia constante y coherente,

El niño se verá a sí mismo como capaz y, lo que es más relevante, se sentirá seguro.

Tomado del libro “Cómo se educa una autoestima sana” de Cynthia Hertfelder.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo AUTOESTIMA, DE 3 A 6 AÑOS, POR EDADES

Una respuesta a “La autoestima de 3 a 6 años

  1. Pingback: La autoestima: de 0 a 3 años | La Mamá Oca

Comparte con nosotros tus experiencias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s