Dos problemas de las sociedades actuales: No tolerancia y demasiada tolerancia

tolerancia

@lamamaoca

Hoy  se celebra el Día Internacional de la Tolerancia. Así que me pareció importante reflexionar sobre esta virtud.

Vivimos en un mundo en el que buscamos el bienestar. Pero no solo a través de una salud bien atendida, felicidad familiar o acceso a la educación. El bienestar a través del placer y el consumismo se ha vuelto primordial. Es por ello que vemos muchos ‘adolescentes’ de 30 años que buscan sentirse bien gracias a diversiones infantiles y actitudes frívolas.

¿Qué tiene que ver esto con la tolerancia? Pues la tolerancia al dolor se ha perdido. Esa búsqueda del bienestar ha llevado a muchos a sumergirse en un hedonismo egoísta que no tolera dolor, sufrimiento, estrés o angustia. Estos sentimientos o estados negativos son naturales a la experiencia humana y nosotros debemos aprender a convivir con ellos, a tolerarlos.

La enfermedad, la vejez y la muerte no es algo que podamos evitar, ni en nosotros ni en los que queremos, por ello es importante saber tolerar el dolor, en vez de vivir en negación. Solo así encontraremos las fuerzas para plantarle cara a la adversidad.

Hay que aceptar que de las experiencias negativas se sacan lecciones positivas y que la vida no se trata solo de placer superficial. Lo negativo hace que valoremos más lo positivo, por ejemplo a la familia, a la verdadera amistad y logra que salgan a la luz nuestras mejores cualidades.

Las convicciones no son intolerancias

La otra cara de la moneda es la tolerancia en exceso. Tolerar es aceptar otras maneras de ver el mundo; sin embargo, nuestras propias convicciones no tienen que ablandarse por eso… nuestras propias convicciones no son intolerancia.

Sí es cierto que existan muchos tipos de conductas, pero no todas son igual de respetables. Este relativismo evita que cuestionemos a otras personas y los justifiquemos, aun incluso cuando sus comportamientos merece reprobación. Lo políticamente correcto nos lleva a creer que no existen valores absolutos, que no existe el bien y el mal, sino que todo es relativo.

Muchas veces las religiones son víctimas de esta tolerancia en exceso, porque se les ve como un atraso. Esto demuestra una contradicción ya que una sociedad tolerante debería aceptar y respetar también a la gente religiosa.

¿Y ustedes, cómo viven la tolerancia?

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo EDUCACIÓN DE LA TOLERANCIA, INTELIGENCIA EMOCIONAL, PARA REFLEXIONAR

Una respuesta a “Dos problemas de las sociedades actuales: No tolerancia y demasiada tolerancia

  1. Creo que si queremos que el mundo sea un lugar más comprensivo, tenemos que empezar inculcándolo en nuestro hijos pequeños. Ellos aún están formando sus percepciones del mundo y es por eso que es tan importante para ellos tener modelos positivos en sus vidas. No sólo en referencia a las diferencias religiosas y raciales, promover la tolerancia también se aplica al género, la discapacidad física / intelectual, el tamaño, la forma y todo lo demás.

    Me gustaría cerrar el comentario con una frase de Gandhi: “No me gusta la palabra tolerancia, pero no encuentro otra mejor. El amor empuja a tener, hacia la fe de los demás, el mismo respeto que se tiene por la propia”

    Oliver

Comparte con nosotros tus experiencias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s