Educando el pudor: Hablar de sexo en casa

Llega un momento en el que las preguntas sobre sexo comienzan a surgir en casa. Como padres, debemos darles a nuestros hijos un ambiente en el que puedan preguntar con confianza y sin temores, así no se crean tabúes.

La edad óptima para explicarles sobre sexualidad a los niños es a los 8 años. Esto no significa que si tu hijo pregunta antes, no vas a darle una respuesta. Por el contrario, siempre debemos estar dispuestos a contestarles con la información y el lenguaje adecuado para su edad. No debemos confiarnos y esperar a que la información venga de afuera, menos de los medios de comunicación.

El enfoque de la educación sexual va de acuerdo a los valores y el estilo de vida de cada familia, por ello debe darse primero en el marco de esta.

No hace falta precipitarnos en el tema. Si tu hijo pequeño no pregunta es porque todavía no necesita esa información y no le da curiosidad. Pero ni bien lo haga, se debe tratar el tema con mucha naturalidad y de manera abierta.

Ya una vez en primaria, los padres deben empezar a introducir el tema, porque los niños tienen que conocer sobre reproducción sexual. De los padres es que ellos deben saber la importancia que tiene el modo en que tratemos a otras personas a nivel afectivo y sexual y el respeto que cada uno tiene con su propia sexualidad. Si ellos aprenden esto bien, uno vez que lleguen a la adolescencia, serán responsables y respetuosos consigo mismo y con los demás.

Ya que es un tema que les genera pudor, los chicos tienden a acudir a sus pares buscando información. Lamentablemente, no conseguirán así las mejores respuestas. Aparte, no solo se trata de información acerca de la reproducción, sino de educarlos en la afectividad. Por ello es fundamental que se sientan en confianza para conversar con sus padres sobre sexo.

Cuando un niño se toca

Pese a que puede ser muy incómodo para los padres, este acto es parte natural del descubrimiento de un niño. Está conociendo su cuerpo. Sin embargo, no podemos permitir que se vuelva un hábito. Los padres deben explicarles a sus hijos que no es un gesto que necesitan repetir constantemente, porque pueden incomodar a los demás. Tenemos que tener cuidado que el niño note una especial atención en este tema, porque podría tocarse más y en público, solo para llamar la atención de sus padres. Lo más recomendable es explicárselo, pedirle que no lo haga y no prestarle más atención a esa conducta. Así esta tenderá a desaparecer.

Lee las partes previas de la serie Educando el pudor:

¿Los niños sienten el pudor?

La intimidad de los padres

Ideas básicas para educar el pudor

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo DE 6 A 12 AÑOS, EDUCACION DEL PUDOR

Comparte con nosotros tus experiencias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s