Fomentar la autonomía en nuestros hijos

ID-10087039

Artículo escrito por Sara Tarrés del Blog Mi mamá es psicóloga infantil

Uno de los principales objetivos de la educación es la autonomía, y nosotros como padres debemos saber guiar a nuestros hijos para que logren alcanzarla plenamente.

En el largo camino de hacerse mayor, nuestros hijos muchas veces se sentirán confundidos y temerosos, deberán enfrentarse a situaciones dolorosas y frustrantes, situaciones en las que deberán elegir sin saber qué es lo que será mejor. Probablemente se equivocarán muchas veces, ya que deben aprender qué es lo mejor para ellos.

Nosotros como padres no podemos sobreprotegerlos, mantenerlos en una urna de cristal, evitando los obstáculos y dificultades propias del crecimiento. Lo que sí podemos hacer es ofrecerles las herramientas para superarlas o resistirlas, acompañándoles en su camino hacia la autonomía.

Teniendo en cuenta que para que nuestros hijos aprendan lo que es mejor para ellos y para los que le rodean, necesitarán probar diferentes formas de hacer algo, distintas conductas, y … debemos ser pacientes.

La autonomía no se gana en un día. Nuestros hijos experimentan conductas para poder comprender que algunas serán aceptadas y otras no, viendo cómo en ocasiones les elogiamos por lo que hacen mientras otras les corregimos y reprendemos, pero poco a poco, con nuestra ayuda, aprenderán a reconocer y elegir qué comportamientos les hacen sentir mejor.

¿Qué podemos hacer para que nuestro hijo sea más autónomo?

  1. No hacer lo que él ya puede hacer. Premisa principal y básica.
  2. Dejar que actúe reconociendo sus logros y esfuerzos.
  3. Dejar que se enfrente a nuevos retos diarios: comer solo, usar el cuchillo, atarse los zapatos, ponerse los calcetines, abrocharse un botón, …
  4. Permitir que sea él quien explique sus cosas sin atosigarle a preguntas “¿Qué has hecho hoy en el cole?”, “¿Qué has comido?”, “¿Con quién has jugado en el patio?”, ….
  5. Ayudarle a tener en cuenta a los demás, no solo a sus necesidades.
  6. Guiarle, pero dejando que tome sus propias decisiones en temas sencillos y que no le pongan en peligro.
  7. Enseñarle a ser libre, pero también responsable.
  8. No le exijamos que sea perfecto. Dejemos que pruebe diferentes maneras de hacer una cosa para que él descubra y aprenda cuál es la que mejor le sirve.
  9. Pensar en el futuro de nuestro hijo. Prepararle para la autonomía no para la dependencia o sumisión.
  10. Enseñarle  a sumir las consecuencias de sus actos y a aprender de sus errores.

Otros temas que te pueden interesar:

Más artículos de Sara Tarrés

Tips para no ser sobreprotectores

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo AUTOESTIMA, EDUCACION EN LIBERTAD, INTELIGENCIA EMOCIONAL

Comparte con nosotros tus experiencias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s