Un papa obligó a su hija adolescente a usar una camiseta vergonzosa como castigo

Foto: reddit.com

Foto: reddit.com

Esta foto, que se volvió viral en el Internet, muestra a un adolescente luciendo un polo y una cara nada feliz. A su lado, su papá sonríe. Sucede que la chica llegó a casa más tarde del límite establecido por sus padres y, como consecuencia, su padre la obligó a llevar durante una semana una camiseta que tenía impresa la cara amenazante del papá junto a la frase “Try me”, que significa “ponme a prueba”.

Esta no es la primera vez que un castigo público termina en el Internet o, incluso, en las noticias.

Hace unos meses, una chica de 13 años robó en una tienda y su madre la obligó a usar por unos días un polo verde neón con la frase “Esconde tu dinero, esconde tu ropa. Esconde todo, porque soy una ladrona”. La mamá de la adolescente dijo en una entrevista a la televisión que “si vas a avergonzarme robando, te voy a enseñar lo que es estar avergonzado”.

En noviembre del año pasado, una chica de 15 años en Florida tuvo que pararse en una esquina con mucho tráfico, con una señal que decía “Yo dejo entrar chicos a las 3 am. y le falto el respeto a mis padres y abuelos”. La mamá contó al noticiero local que su hija estaba cada vez más fuera de control, tomando, escapándose y metiendo chicos a la casa, y ella ya había tratado con los castigos tradicionales.

La adolescente aseguró que el castigo la hará pensar dos veces antes de desobedecer a sus papás.

Parece que esta estrategia, la humillación pública, se ha vuelto una tendencia como castigo a hijos adolescentes en EE.UU. La mayoría de padres afirma que ya trató de todo y que en realidad teme que sus hijos se conviertan en criminales.

“No es sólo que humillar a personas, de cualquier edad, es una manera desagradable e irrespetuosa de tratarlos, sino que es contraproducente”, afirmó en una entrevista Alfie Kohn, autor del libro Unconditional Parenting: Moving from Rewards and Punishments to Love and Reason (Paternidad incondicional: Pasar de premios y castigos al amor y la razón). El especialista asegura que los padres solo lograrán un “cumplimiento temporal” de las reglas, no un resultado a largo plazo.

El costo es que los chicos no aprendan las lecciones que deberían. Los niños y adolescentes que son humillados o disciplinados de manera muy dura no aprenden que sus padres son en realidad sus aliados cariñosos, en los que pueden confiar. Aprenden, más bien, que cuando tengan un problema con otra persona, solo necesitan usar el poder para obligar a esta persona a hacer lo que ellos quieran. Y aprenden que la razón para no robar o engañar no es el daño que se le hace a otra gente, sino las consecuencias si son descubiertos.

De acuerdo a Alfie Kohn, “no sorprende que tantos adultos que hacen cosas terribles, muchas veces de niños eran humillados, golpeados o castigados de manera dura”.

(Con información de The Huffington Post)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo AUTOESTIMA, FAMILIA, INTELIGENCIA EMOCIONAL, PUBERTAD Y ADOLESCENCIA

Comparte con nosotros tus experiencias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s