Archivo mensual: marzo 2013

Cultivar un amor para siempre

ID-10083246

Publicado en el blog Ser Audaces de Aníbal Cuevas

Todas las relaciones personales están sujetas al desgaste propio de la limitación humana. El roce del carácter propio y de los demás, las preocupaciones, los egoísmos, la búsqueda de la propia satisfacción y tantas otras realidades desgastan, y mucho, el trato entre las personas.

Lo mismo ocurre en el matrimonio. A las limitaciones personales se unen en muchos casos el acostumbramiento, la perdida de ilusiones, el pasar del tiempo y dejarse llevar de él.
Se me ocurren algunas ideas que pueden ser útiles para evitar el desgaste propio de la convivencia.
– Es bueno que el marido y la mujer gocen de cierta autonomía, que se dejen espacios. No es necesario compartirlo todo, ni tener las mismas aficiones. Es más, esa autonomía en ciertos asuntos enriquecen el matrimonio. Notese que me refiero a cierta autonomía y no a independencia. El limite se sitúa ante aquello que suponga perjuicio para el proyecto común.
– De la misma manera que es buena cierta autonomía, es imprescindible tener tiempo en común. Tiempo exclusivo para estar los dos solos, para pasear, hablar, recrear el compromiso, refrescar el amor. Se trata de algo siempre necesario, pero quizás más cuando los hijos pequeños absorben el tiempo.
– Si el sentido del humor es fundamental en cualquier ocasión, no lo es menos en el matrimonio. Es muy sano reír juntos, evitar el dramatismo, buscar el lado positivo de lo que ocurre.
– Cuando surgen problemas externos, ya sean de tipo laboral, económico u otros, es necesaria una unidad fuerte y nunca afrontarlos solos.
– Una gran delicadeza en el trato, cuidando las palabras y los gestos. Echando cada día pequeñas ramas que mantengan el fuego, alimentando el afecto, cuidando las relaciones intimas.
No es tan difícil, tampoco fácil, sin embargo el amor todo lo puede.

Foto: http://www.freedigitalphotos.net

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo MATRIMONIO Y FAMILIA, MATRIMONIO Y VIDA EN PAREJA

¿Cómo lograr que nuestros hijos varones sean personas amables en vez de machos?

 ID-10035730

En EE.UU hace unos días dos escolares fueron encontrados culpables de atacar sexualmente a otra adolescente. En una fiesta, donde estos dos jugadores de fútbol americano celebraban con sus amigos, la muchacha se emborrachó y ellos abusaron de ella delante de todos. El resto de chicos tomaron fotos y videos con sus celulares y, durante los siguientes días, usaron esas imágenes para atormentar a la víctima. Así ella también se enteró de lo sucedido y más tarde este material fue usado como evidencia en el juicio. Este es un caso que nos sirve para reflexionar como padres.

Esto sucedió en Steubenville, una ciudad americana empobrecida, cuyos jugadores de fútbol americano son tratados como héroes.

¿Cómo evitar este tipo de crueldad en los jóvenes? Kim Simon, madre y autora del blog mamabythebay.com, cuenta que cuando su niño era un bebé, asistía a una clase de estimulación temprana. Y que en uno de esos círculos, cuando las mamás se sientan con sus niños y conversan entre ellas, la instructora les preguntó cómo les gustaría que sus hijos sean cuando crezcan. La mayoría respondió, ‘fuerte’, ‘atleta’, ‘valiente’, ‘inteligente’. Ella contestó ‘amable’. Las otras mamás se sorprendieron.

Una violación se trata de poder y violencia. Y lamentablemente, se da también entre adolescentes. Para Kim Simon, mucha de esta violencia está alimentada por la cultura del macho. En el caso de Steubenville, se glorifica al jugador de fútbol americano, por traerle algo de gloria a la ciudad, y se pasan por alto sus errores. Las muchachas se visten de porristas para alentarlos y para ellas no existe una gloria equivalente a la de estos atletas. Esto explica por qué nadie paró a estos dos chicos mientras abusaban de su amiga en público.

Esto también sucede en nuestro país. A los chicos se les enseña a ser machos, desde la casa. Las mujercitas son las que ayudan con los quehaceres del hogar, las que levantan la mesa después de comer. A los niños se les dice que un hombre no llora. A los jugadores de fútbol se les alienta como si se tratase de héroes nacionales, hasta recordamos guerras pasadas cada vez que se enfrentan a algún país rival; pero a las chicas del vóley, las que consiguen los verdaderos triunfos, no se les da un trato equivalente.

Los padres somos responsables de que esto suceda y podemos evitar estos terribles casos de abuso y violencia.

Debemos enseñarle a nuestros niños a ser amables: Hay que inculcarles empatía y compasión desde muy temprano. Un niño pequeño puede aprender a usar palabras de bondad: ‘Amigo, ¿estás bien?’, ‘Amigo, por qué lloras, te hiciste una herida? Anima a tus hijos hombres a ser conscientes de los sentimientos de otros. ‘Mamá está triste. Nuestro amigo Roberto está enfermo, y yo quiero que se sienta mejor’. Enséñale a reconocer y expresar sus propios sentimientos.

Dale tareas para que desarrolle la capacidad de ser amable con otros. Hazlo escribir cartas de agradecimiento cuando reciba un regalo, explícale que cuando vea a uno de sus compañeritos solo en el patio del colegio, que se acerque a él y le pregunte cómo está. No solo invites amigos a la casa, son también amigas para que juegue con niñas.

Hay que enseñarles el verdadero significado de la valentía: Valentía no es la ausencia miedo, sino hacer algo pese al miedo. Cuántos de esos testigos en esa fiesta sabían que lo que sus amigos estaban haciendo era terrible, pero no fueron lo suficientemente valientes para enfrentárseles, o a arruinar su reputación de macho. Enséñales a tus hijos que el coraje es difícil y que tenemos que usarlo en momentos complicados. Siempre predica con el ejemplo.

Hablemos de sexo con nuestros hijos. Desde pequeños, tenemos que conversar con ellos sobre el tema, pero de acuerdo a su edad. Cuando son chiquitos, debemos explicarles que no pueden quitarse la ropa delante de las visitas, por ejemplo. Cuando van creciendo, la conversación evoluciona. Como padres, nuestra meta no es que nuestros hijos varones no embaracen a alguien. La meta es que en el futuro, cuando sean adultos, sean respetuosos y amables con sus parejas a nivel sexual. No se trata de darles condones y hablarles de las ETS. Hay que explicarles a los adolescentes cómo es el sexo en realidad, no que lo aprendan de sus amigos o, peor aun, del porno, donde todo está muy tergiversado. Que sepan cuándo una chica dice sí y cuándo ellos deben parar. El sexo no es una necesidad física, es una manera de relacionarte con otra persona.

Debemos dar a nuestros hijos las herramientas que necesitan para protegerse a sí mismos y a los demás. ¿Puede tu hijo decirte la verdad, sin que tú te enojes fácilmente? ¿Confía en que tú estás de su parte y que, si lo necesita, puede contarte de todo? ¿Podría tu hijo llamarte en la madrugada, desde una fiesta y durante una emergencia, sin que tú te molestes ni hagas preguntas innecesarias (el tiempo para eso viene después)? Cualquiera de los testigos en esa fiesta en Steubenville pudo haber llamado a sus padres o a la policía, pero mucho tuvieron miedo, quizá también porque muchos estaban intoxicados. Demuéstrales a tus hijos que pueden confiar en ti en todo momento y que serás un apoyo grande para ellos durante una emergencia.

Otras noticias que podrían interesarte:

Tener una hija hace que el papá se relaje con el rol tradicional del hombre

Foto: http://www.freedigitalphotos.net

Deja un comentario

Archivado bajo BULLYING, INTELIGENCIA EMOCIONAL

Cerebros de Silicon Valley envían a sus hijos a un colegio sin computadoras

123434

La Waldorf School de Peninsula, en California, es una de las escuelas privadas que eligen los hiperconectados empleados de Google, Apple y otras empresas de punta de la computación para que sus hijos se eduquen alejados de todo tipo de pantalla, según un informe del diario Le Monde sobre una nueva tendencia tech: la desconexión. 

Tres cuartos de los alumnos inscriptos en la Waldorf son vástagos de personas que trabajan en el área de las nuevas tecnologías. “La gente se pregunta por quéprofesionales de la Silicon Valley, entre ellos algunos de Google, que parecen deberle mucho a la industria informática, envían a sus hijos a una escuela que no usa computadoras“, comentó Lisa Babinet, profesora de matemáticas y cofundadora de la escuela primaria, en la conferencia anual Google Big Tent.

 El periódico francés recoge el testimonio de uno de estos padres: Pierre Laurent, que eligió esta escuela porque cuestiona la tendencia actual a equipar en informática a las clases desde una edad cada vez más temprana. “La computadora no es más que una herramienta. El que sólo tiene un martillo piensa que todos los problemas son clavos”, dice. “Para aprender a escribir, es importante poder efectuar grandes gestos. Las matemáticas pasan por la visualización del espacio. La pantalla perturba el aprendizaje. Disminuye las experiencias físicas y emocionales”.

En la Waldorf esa limitación no existe: se aprende a sumar y a restar dibujando o saltando a la cuerda. Consultado acerca de si no le preocupa que sus hijos estén en desventaja por este retraso en el uso de la PC, Laurent responde: “No sabemos cómo será el mundo dentro de 15 años, las herramientas habrán tenido tiempo de cambiar muchas veces. Por haber trabajado 12 años en Microsoft, sé hasta qué punto los softwares son preparados para ser del más fácil acceso posible”. También recuerda que todos los alumnos de la Waldorf tienen computadora en sus casas. La cuestión se reduce entonces a decidir cuándo levantar las limitaciones a su uso.

Richard Stallman, el gurú del software libre, trabaja desconectado: “La mayor parte del tiempo no tengo Internet. Una o dos veces por día, a veces tres, me conecto para enviar y recibir mis correos. Releo todo antes de enviar”.

Así como por un lado muchas personas sufren de nomofobia, es decir el miedo a no estar conectado (teléfono, Internet, etc.), otros ya empiezan a dar la vuelta y a recuperar el placer de la desconexión. Fred Stutzman, investigador de la Carnegie Mellon University, desarrolló incluso un programa llamado Freedom que bloquea el acceso a Internet durante 8 horas seguidas, obligando a reiniciar la computadora para reactivar el servicio. Deseoso de poder escribir sin distracciones, también diseñó Anti-social, un software que permite el acceso a Internet pero sin diversiones tales como Facebook yTwitter. “Las computadoras se han convertido en máquinas de distracción. Hay que equiparse hoy de funcionalidades que las devuelvan a su rol de máquina de escribir”, dice. “Es una forma de comprar tiempo”.

Sherry Turkle, del Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT, por sus siglas en inglés), autora del libro Alone Together (Solos juntos), dice que mirar sus mails o SMS frente a otros puede ser tan contagioso como un bostezo: “La gente pasa 90% de su tiempo de trabajo con los mails, y en su casa envían SMS estando a la mesa”.

El informe de Le Monde pronostica que cada vez habrá más gente pidiendo asistencia para desonectarse. No es un fenómeno de masas, sino más bien una tendencia minoritaria que involucra más bien a los sectores más acomodados. “Algunos tienen el poder para desconectarse y otros, el deber de permanecer conectados”, dice el sociólogo Francis Jauréguiberry, que investiga el tema. Los “pobres” de la tecnología son los que no pueden eludir la responsabilidad de responder de inmediato un correo electrónico o un mensaje de texto. Los nuevos ricos, por el contrario, son aquellos que tienen la posibilidad de filtrar e instaurar distancia respecto a esta interpelación. Lo mismo, dice Jauréguiberry, pasó con la televisión: el sobreconsumo es cosa de las clases populares.

Fuente: http://america.infobae.com

Deja un comentario

Archivado bajo EDUCAR EN EL USO DE LA TECNOLOGIA, EN LA ESCUELA

Monitorear a nuestros hijos en el Facebook ya es una técnica antigua

ID-100147350

Hasta hace poco, la conversación más difícil que teníamos con nuestros hijos era sobre sexo. Pues ahora hay otra que rivaliza en dificultad. Se trata de la conversación sobre tecnología.

Para controlar a un chico en las redes sociales, no basta con que seas su amigo en Facebook. Hay tantos programas, tantas aplicaciones, que es casi imposible seguirle el paso a tu hijo, que es un experto nato en las nuevas tecnologías. A parte, ya no necesitan una computadora o un celular para utilizarlas. Les basta con un iPod Touch.

Por ello, los expertos dicen que es imposible prohibirles el acceso a nuestros hijos al Internet o imponerle límites. Ha llegado la hora de tener una conversación franca sobre esta tecnología y ese será el mejor camino para ejercer alguna clase de control.

De acuerdo a Rebecca Levey, madre de dos niñas de 10 años, autora del Blog KidzVuz.com y otros blogs de tecnología y educación, “lo que antes era educación sexual, ahora es la ‘conversación de la tecnología’ lo que tenemos que tener con nuestros hijos”.

Facebook para los adolescentes no es un lugar de libertades. Por el contrario, tienen muchos “chaperones”, desde padres hasta profesores que son sus amigos en esta red social. Sin embargo, hay otros lugares donde los padres todavía no han llegado, como las aplicaciones Kik Messenger o Snapchat, desde las que se comunican con sus amigos. Facebook mismo ha advertido a sus inversionistas que están perdiendo a sus usuarios más jóvenes.

En los colegios en EE.UU. los profesores aseguran que hay casos de chicos compartiendo fotos de sus novias o novios desnudos o información sobre drogas a través de sus celulares. Y lo hacen sobre todo a través de estas nuevas herramientas.

Entre estas aplicaciones favoritas entre los chicos –que son gratis- está Instagram, donde muestran imágenes. El problema con Instagram es cuando los adolescentes toman fotos inapropiadas y las comparten. Kik Messenger es una aplicación para conversaciones que hasta le ofrece anonimato a los usuarios, y Snapchat, desde la que se envía fotos, mensajes o audio que se autodestruyen en 10 segundos. Sin embargo, con esta última, el que recibe el mensaje puede ser lo bastante rápido para capturar la información.

En Ohio, hace unas semanas, dos jugadores de fútbol americano abusaron sexualmente de una chica ebria en una fiesta. Todos eran escolares. La chica se enteró de lo sucedido porque, en los siguientes días, vio fotos y videos de la fiesta y de sí misma, desnuda. Esta información fue utilizada para humillarla en el colegio, pero luego sirvió de evidencia en el juicio en el que se encontró culpable a estos dos chicos. Lo terrible del caso no es solo la violación en sí, sino el hecho de que hubo tantos testigos que, en vez de parar la situación, sacaron sus smartphones y captaron lo sucedido para luego hacerle bullying a la muchacha.

En enero, en EE.UU. se arrestó a un hombre que hackeo miles de cuentas de emails y Facebook para conseguir fotos de mujeres desnudas y luego las contactaba para chantajearlas. Las amenazaba con hacer estas imágenes públicas en las redes sociales.

¿Y qué hacer al respecto?

Es bueno que nuestros hijos sean honestos con nosotros y nos cuenten qué aplicaciones y redes sociales utilizan. La educación en las virtudes debe trasladarse a el uso de estas tecnologías. Los adolescentes no deben usar información para dañarse entre ellos, ni subir al Internet imágenes de las que luego podrían arrepentirse. Hay que explicarles que es una tecnología que no podemos controlar y que es demasiado rápida. Lo mejor es considerar que toda información que se mueva a través de ella es pública.

Puedes también limitar el uso del Internet en casa y apagar el wireless después de una hora determinada. Tus hijos deben saber que, en cualquier momento, vas a pedirles el smartphone para revisar las aplicaciones que usan e incluso las imágenes, videos y mensajes. No estás faltando a la privacidad de tus hijos. Es una lección para ellos de que cualquier cosa en el Internet es pública y mejor que sus padres lo vean primero y funcionen de filtro a que el mundo obtenga esa información. Así también aprenderán a controlarse. Conversa con ellos sobre qué tipo de imágenes y mensajes no deberían compartir. Y, como dice el dicho, ‘guerra avisada no mata gente’. Esta conversación deberá llevarse a cabo cuanto antes, mejor todavía si es antes de que empiecen a usar esos aparatos.

Con información de AbcNews.go.com

Foto: http://www.freedigitalphotos.net

Otras noticias que podrían interesarte:

Una mamá le dio un contrato para el uso de un iPhone a su hijo de 13 años

Deja un comentario

Archivado bajo EDUCACION EN EL OCIO Y TIEMPO LIBRE, EDUCAR EN EL USO DE LA TECNOLOGIA

¿Qué podemos hacer los padres ante los peligros del Internet?

ID-10090954

Las nuevas tecnologías son prueba de la capacidad humana para la invención. Son herramientas útiles, pero mal utilizadas pueden ser dañinas, sobre todo para un niño o adolescente. Por ello, el autor del libro ‘Educar en el ocio y el tiempo libre’, Pablo Garrido Gil, nos dice 4 cosas por hacer para que los papás controlemos más a los chicos en el uso del Internet.

1. El chico no debería tener una computadora con acceso al Internet en su cuarto. Si la tiene, es más seguro que pierda el tiempo en ella en vez de cumplir con sus deberes.

2. Es mejor tener una computadora familiar en un lugar visible para todos. Y, cuando se use, tenga un fin concreto como la tarea de historia sobre la Primera Guerra Mundial o la hora de ocio luego de cumplir con los deberes. Es una herramienta excelente para los chicos y es también una buena manera de sociabilizar para ellos, pero todo bajo control, tanto del contenido que revisan, como del tiempo que pasan sentados frente a la computadora.

3. Poner reglas claras sobre el uso de la computadora. Cuántas horas puede pasar en el Internet, qué clase de páginas web no puede visitar y qué castigo específico recibirá si no cumple con las reglas. Aun sea fin de semana, es muy triste que un adolescente pase 7 horas frente a una pantalla. En su tiempo de ocio, ellos deben leer, tener amigos, practicar deporte, salir al cine. No quemarlo solo en el Internet.

4. Proteger a la familia del contenido malo de la red. Existen en el mercado diferentes filtros para limitar el acceso al Internet. Cuando consigas uno, explícale a tus hijos por qué debes instalarlo y qué tipo de contenido quieres evitar que ellos vean. Sé muy transparente al respecto. No solo pornografía, sino la violencia les hace daño, así como videos de burla de gente cayéndose, por ejemplo. Puede parecer inofensivo y hasta divertido, pero tenemos que fomentar en nuestros hijos la compasión.

No se trata de fiscalizar a tus hijos, sino de prevenirlos de imágenes y contenido que pueden dañarlos. Lo que quieres no es controlarlo, sino que ellos mismos tengan la voluntad de no buscar esos contenidos. Por ello es bueno conversar con tus hijos claramente sobre los peligros en Internet.

Si estás formando a tus hijos en la fe cristiana, explícales que no es compatible el porno o la violencia con las enseñanzas de la religión. Ambas cosas denigran al ser humano. Siempre seamos coherentes con la formación que hemos decidido darles a nuestros hijos.

Otras noticias que podrían interesarte:

Los peligros del Internet para nuestros hijos

La vida de los adolescentes en las redes sociales

Educación en el ocio y el tiempo libre

Foto: http://www.freedigitalphotos.net

Deja un comentario

Archivado bajo EDUCACION EN EL OCIO Y TIEMPO LIBRE, EDUCAR EN EL USO DE LA TECNOLOGIA