Mejorar los hábitos alimenticios evitando dramas

ID-100120525

Ají de gallina para los grandes, macarrones con queso para Laurita, y hot dog con ketchup y arroz para el pequeño Andrés. ¿Te suena familiar? Eso de tener más de un plato en el menú de la casa se está volviendo cada vez mas popular. Sucede que muchos de nuestros hijos no les gusta la comida o son muy quisquillosos a la hora de comer y, para evitar el drama, tomamos estas medidas.

¿Y qué hay cuando hacen berrinche? Pues los calmamos entregándoles una galleta o un chocolate.

Estas prácticas no son saludables para su formación psicológica, ni para su cuerpo. Pamela Druckerman, periodista norteamericana, gracias a sus experiencias en Francia escribió un libro titulado Bébé Day by Day: 100 Keys to French Parenting (Bebé, día a dia: 100 claves de los padres franceses). En él, comparte estas reglas para generar en nuestros hijos hábitos saludables a la hora de comer. Y evitar esos berrinches que nos sacan de quicio.

1. No resuelvas una crisis con una galleta: Si le das un chocolate para que se calme durante un berrinche, estás enviándole el mensaje incorrecto: estás premiando su mal comportamiento con un dulce. Sin darte cuenta, lo estás animando a hacer más berrinches. Y, en segundo lugar, le estás enseñando a comer cuando se siente mal y esta costumbre podría acompañar a tu hijo toda su vida. Tu hija te agradecerá que dejaste de darle un chocolate cada vez que hacía una rabieta, cuando a los 30 todavía pueda usar los jeans que llevaba en la universidad.

2. Todos en casa deben comer lo mismo: Se acabaron los platos especiales para los más pequeños (obviamente no los bebés, estamos hablando de cuando los niños ya pueden comer lo que sus padres consumen). Todos comen lo que se ha preparado y punto. Así fue como nos criaron y así es como podemos criar a nuestros pequeños. Druckerman afirma que en Francia los niños nunca deciden qué van a comer en la cena. No hay elecciones ni comida personalizada. Si a tu hijo no le gusta la comida y apenas come, reacciona neutralmente. No le ofrezcas otras cosas en su lugar.

Lo mejor es empezar a preparar platos que le guste a toda la familia y poco a poco ir introduciendo los platos que no todos encuentran ricos, pero que son saludables y que es bueno que tus hijos coman. Siempre mantén una actitud positiva y tranquila con la comida. El drama es el ingrediente que no quieres en tu mesa. Acompaña esta nueva regla con nuevas libertades, como permitirle a tu hijo pequeño colocar él mismo el parmesano sobre el plato, o cortar el quiche o el pastel de papa. Cuando salgan a un restaurante, déjalo elegir lo que quiera para comer.

3. “Tienes que probarlo”: Hay muchos alimentos, muy saludables para tus hijos, que se tratan de gustos adquiridos. Tu meta no es que tus hijos coman con miedo, sino que disfruten su comida. Para ello tienen que probar varias veces ciertas comidas hasta que les guste. Así que la regla acá es que los niños tienen que probar todos los alimentos que pongas en la mesa. Es una regla sagrada en las casas francesas, de acuerdo a la autora. Y es que de esta manera, probando repetidamente durante algunas semanas, van a terminar encontrándole el gusto a los alimentos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo EDUCACION CON FIRMEZA

Comparte con nosotros tus experiencias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s