¿Cómo lograr que nuestros hijos varones sean personas amables en vez de machos?

 ID-10035730

En EE.UU hace unos días dos escolares fueron encontrados culpables de atacar sexualmente a otra adolescente. En una fiesta, donde estos dos jugadores de fútbol americano celebraban con sus amigos, la muchacha se emborrachó y ellos abusaron de ella delante de todos. El resto de chicos tomaron fotos y videos con sus celulares y, durante los siguientes días, usaron esas imágenes para atormentar a la víctima. Así ella también se enteró de lo sucedido y más tarde este material fue usado como evidencia en el juicio. Este es un caso que nos sirve para reflexionar como padres.

Esto sucedió en Steubenville, una ciudad americana empobrecida, cuyos jugadores de fútbol americano son tratados como héroes.

¿Cómo evitar este tipo de crueldad en los jóvenes? Kim Simon, madre y autora del blog mamabythebay.com, cuenta que cuando su niño era un bebé, asistía a una clase de estimulación temprana. Y que en uno de esos círculos, cuando las mamás se sientan con sus niños y conversan entre ellas, la instructora les preguntó cómo les gustaría que sus hijos sean cuando crezcan. La mayoría respondió, ‘fuerte’, ‘atleta’, ‘valiente’, ‘inteligente’. Ella contestó ‘amable’. Las otras mamás se sorprendieron.

Una violación se trata de poder y violencia. Y lamentablemente, se da también entre adolescentes. Para Kim Simon, mucha de esta violencia está alimentada por la cultura del macho. En el caso de Steubenville, se glorifica al jugador de fútbol americano, por traerle algo de gloria a la ciudad, y se pasan por alto sus errores. Las muchachas se visten de porristas para alentarlos y para ellas no existe una gloria equivalente a la de estos atletas. Esto explica por qué nadie paró a estos dos chicos mientras abusaban de su amiga en público.

Esto también sucede en nuestro país. A los chicos se les enseña a ser machos, desde la casa. Las mujercitas son las que ayudan con los quehaceres del hogar, las que levantan la mesa después de comer. A los niños se les dice que un hombre no llora. A los jugadores de fútbol se les alienta como si se tratase de héroes nacionales, hasta recordamos guerras pasadas cada vez que se enfrentan a algún país rival; pero a las chicas del vóley, las que consiguen los verdaderos triunfos, no se les da un trato equivalente.

Los padres somos responsables de que esto suceda y podemos evitar estos terribles casos de abuso y violencia.

Debemos enseñarle a nuestros niños a ser amables: Hay que inculcarles empatía y compasión desde muy temprano. Un niño pequeño puede aprender a usar palabras de bondad: ‘Amigo, ¿estás bien?’, ‘Amigo, por qué lloras, te hiciste una herida? Anima a tus hijos hombres a ser conscientes de los sentimientos de otros. ‘Mamá está triste. Nuestro amigo Roberto está enfermo, y yo quiero que se sienta mejor’. Enséñale a reconocer y expresar sus propios sentimientos.

Dale tareas para que desarrolle la capacidad de ser amable con otros. Hazlo escribir cartas de agradecimiento cuando reciba un regalo, explícale que cuando vea a uno de sus compañeritos solo en el patio del colegio, que se acerque a él y le pregunte cómo está. No solo invites amigos a la casa, son también amigas para que juegue con niñas.

Hay que enseñarles el verdadero significado de la valentía: Valentía no es la ausencia miedo, sino hacer algo pese al miedo. Cuántos de esos testigos en esa fiesta sabían que lo que sus amigos estaban haciendo era terrible, pero no fueron lo suficientemente valientes para enfrentárseles, o a arruinar su reputación de macho. Enséñales a tus hijos que el coraje es difícil y que tenemos que usarlo en momentos complicados. Siempre predica con el ejemplo.

Hablemos de sexo con nuestros hijos. Desde pequeños, tenemos que conversar con ellos sobre el tema, pero de acuerdo a su edad. Cuando son chiquitos, debemos explicarles que no pueden quitarse la ropa delante de las visitas, por ejemplo. Cuando van creciendo, la conversación evoluciona. Como padres, nuestra meta no es que nuestros hijos varones no embaracen a alguien. La meta es que en el futuro, cuando sean adultos, sean respetuosos y amables con sus parejas a nivel sexual. No se trata de darles condones y hablarles de las ETS. Hay que explicarles a los adolescentes cómo es el sexo en realidad, no que lo aprendan de sus amigos o, peor aun, del porno, donde todo está muy tergiversado. Que sepan cuándo una chica dice sí y cuándo ellos deben parar. El sexo no es una necesidad física, es una manera de relacionarte con otra persona.

Debemos dar a nuestros hijos las herramientas que necesitan para protegerse a sí mismos y a los demás. ¿Puede tu hijo decirte la verdad, sin que tú te enojes fácilmente? ¿Confía en que tú estás de su parte y que, si lo necesita, puede contarte de todo? ¿Podría tu hijo llamarte en la madrugada, desde una fiesta y durante una emergencia, sin que tú te molestes ni hagas preguntas innecesarias (el tiempo para eso viene después)? Cualquiera de los testigos en esa fiesta en Steubenville pudo haber llamado a sus padres o a la policía, pero mucho tuvieron miedo, quizá también porque muchos estaban intoxicados. Demuéstrales a tus hijos que pueden confiar en ti en todo momento y que serás un apoyo grande para ellos durante una emergencia.

Otras noticias que podrían interesarte:

Tener una hija hace que el papá se relaje con el rol tradicional del hombre

Foto: http://www.freedigitalphotos.net

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo BULLYING, INTELIGENCIA EMOCIONAL

Comparte con nosotros tus experiencias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s