Archivo de la categoría: EDUCACIÓN DE LA GENEROSIDAD

Una Navidad bien aprovechada: visitando a la familia

Estos días son perfectos para reforzar los vínculos familiares, sobre todo con parientes a los que vemos poco. Algunos de nosotros incluso tenemos que movilizar a nuestros hijos a alguna provincia o país para visitar familiares. Si nos hospedamos en casa de alguno de ellos, ésta será una buena forma para que nuestros hijos aprendan el respeto por las cosas en una casa, sobre todo las ajenas.

Los chicos tendrán que aprender a amoldarse a costumbres ajenas, las de sus tíos, abuelos o primos, y olvidarse un poco de sus propias comodidades, así aprenderán el placer de hacer que los demás la pasen bien.

Pídele a tus hijos que sean afectuosos con los familiares, que conversen con ellos, que les cuenten sobre sus amigos del colegio, sobre buenos momentos que hayan pasado con su hermanos. La idea es que estrechen lazos con sus parientes. Los chicos podrían hacer alguna manualidad para sus abuelos o familiares y dárselos de regalo para Navidad.

Momentos divertidos

En estos días libres, aprovecha para inculcarles a tus hijos hábitos culturales. Vayan al teatro a ver alguna obra de Navidad o al cine. Se ha comprobado que una buena película u obra de teatro desarrolla más la inteligencia y la riqueza lingüística que un videojuego.

Es en esta época cuando se dan más espectáculos familiares, no los dejes pasar. Elabora un plan divertido para pasar el tiempo con tus hijos.

Otras maneras de aprovechar la Navidad:

La Navidad, un tiempo para inculcar la generosidad

Educando en la Navidad a través de los regalos

1 comentario

Archivado bajo EDUCACIÓN DE LA GENEROSIDAD, FAMILIA

Educando en la Navidad a través de los regalos

Para muchos niños, esta es la verdadera razón de la emoción navideña: los regalos. Los padres podríamos aprovechar esa energía y educarlos gracias a ellos. ¿Cómo hacerlo?

1. Evita comprarle regalos demasiado costosos: Con eso le enseñas que lo más caro no siempre es lo mejor y lo educas en la sobriedad. Podrías elegir un regalo costoso, pero uno solo para que sea especial.

2. Evita regalarle constantemente y sin motivo: Si ahogamos a nuestros hijos en juguetes y objetos, no fomentaremos su creatividad. Al contrario, se aburrirá y no le dará valor a sus cosas.

3. Que tu hijo o hija no se engañe por la publicidad: Este es un buen momento para que aprenda que no todo es lo que parece y esos regalos extraordinarios en los comerciales de televisión pueden ser un poco engañosos. Es mejor si lo llevas a una juguetería para comprobar la calidad de un juguete antes de comprarlo.

4. Evita el juguete remordimiento: Es ese regalo que le haces cada vez que te sientes mal, sobre todo por tu ausencia si eres un padre o una madre que trabaja mucho.

5. Evita el juguete revancha: Aquel que te gustaría tener solo porque de niño no te lo dieron.

6. Pídele a tu familia y amigos que quieran hacerle un regalo a tu hijo que te consulten primero, así todos están alineados y no recibe regalos muy ostentosos o innecesarios, que prefieras que no tenga. Para darle más valor a su regalo, podrían juntarse entre varios y darle uno solo, de valor un poco más alto, para que lo atesore.

7. Haz que tu hijo haga un regalo y mejor aun si puede ser a una persona con menos recursos. No necesariamente tiene que ser nuevo, podría elegir entre uno sus juguetes en excelente estado, darle un poquito de mantenimiento, envolverlo y dárselo a un niño menos afortunado. El fin es que comprenda que es una costumbre de estas fechas recibir pero también dar, sin importar la edad y sea generoso.

 

 Del artículo “Una Navidad bien aprovechada”, en la Revista “Hacer Familia”, escrito por María Lucea.

Más sobre:

La Navidad: un tiempo para enseñar la generosidad

Visitando a la familia en Navidad

 

 

 

4 comentarios

Archivado bajo EDUCACIÓN DE LA GENEROSIDAD, FAMILIA

La Navidad, un tiempo para enseñar la generosidad

Durante los meses en los que nuestros hijos van al colegio, los vemos muy poco, sobre todo si llegamos tarde del trabajo. Las fiestas nos sirven para pasar tiempo con ellos y llegar a conocerlos un poco más.

Ya que la Navidad se celebra con un banquete familiar y regalos, los chicos pueden centrarse en sí mismos y pensar solo en lo que van a recibir. Para ellos, este tiempo libre es un momento dedicado solo a disfrutar. Así que aprovechemos este tiempo para educarlos, y una gran lección en Navidad es la generosidad.

“Porque es Navidad”

Hay que recordarles que estas fechas no solo se tratan de recibir, sino de dar. Navidad es idóneo para reforzarles la generosidad a nuestros hijos, una virtud que debe ser inculcada durante todo el año.

Para ello, puedes utilizar la muletilla “porque es Navidad”, cuando le exiges algo a tus hijos. Y no solo en casa. Puedes usarla cuando vayan a otras reuniones familiares, cuando den limosna; incluso cuando quieras pedirle a tu hijo que perdone a uno de sus hermanos o amigos. Así los chicos podrían aprender a desprenderse un poco de si mismos y de sus cosas.

La compañía

Nuestros hijos podrían ser generosos con su tiempo y afecto, haciéndole compañía a personas que lo necesitan. La Navidad es un tiempo propicio para visitar familiares enfermos, ancianos en asilos y niños en orfanatos. No es difícil participar en estas actividades solidarias, ya que muchas organizaciones agradecerían contar con más voluntarios. Podrían hacer visitas o donar comida o ropa.

Es importante participar en estas iniciativas como familia, todos juntos. Nuestros hijos sentirán la alegría de ayudar a otras personas que no han sido tan afortunadas como ellos y sabrán valorar más lo que tienen.

Del artículo “Una Navidad bien aprovechada”, en la Revista “Hacer Familia”, escrito por María Lucea.

Más sobre:
Educación de la generosidad

La Navidad y los regalos

La Navidad: visitando a la familia

4 comentarios

Archivado bajo EDUCACIÓN DE LA GENEROSIDAD, EDUCACION EN VIRTUDES