Archivo de la categoría: EDUCACION EN LA FE

Los huevos de Pascua: Una linda actividad para compartir con los chicos

800px-EMBROIDERED_EGGS_BY_I_FOROSTYUK

En muchos hogares, incluido algunos católicos, esta es la única actividad que los niños realizan en estas fechas. Es, sin duda, la más divertida, pero es bueno que decorar la casa con huevos de Pascua venga también acompañado de la reflexión durante toda la Semana Santa.

Los huevos forman parte de Semana Santa desde hace cientos de años. Los cristianos de hace siglos eran muy rectos con respecto al ayuno y lo practicaban durante toda la Cuaresma. Evitaban no solo la carne, sino productos derivados de los animales, como los huevos y la leche. Los cristianos de oriente, los ortodoxos –como los griegos-, todavía siguen practicando el ayuno durante Cuaresma. Los católicos y cristianos de los países occidentales no ayunan como antes.

Durante este ayuno, que duraba 40 días, los huevos se iban acumulando en las granjas y en casas de gente que criaba aves. Entonces, cuando Cuaresma terminaba, estos cristianos celebraban la Resurrección con grandes banquetes, en los que se incluía una gran cantidad de huevos.

Pero no todo queda en lo anecdótico. Para los católicos, el huevo vacío simboliza la tumba vacía de Jesús, en otras palabras, la Resurrección. Por ello, es una gran manera de enseñarles a nuestros hijos acerca de la Semana Santa, de la historia de la Iglesia y conversar sobre el sacrificio del ayuno, una manera de purificar el alma a través de la abstinencia del placer.

Por ello, no solo escondas huevos de chocolate por la casa. Sino que con tus hijos, hagan todo el proceso de crear huevos de Pascua: vacíen el huevo, decórenlo y ubíquenlo en el centro de la mesa, para cuando celebren el Domingo de Resurrección con un banquete familiar. Sería buena idea pintar los huevos con temas religiosos. Es una gran oportunidad para compartir una actividad con tus hijos, a ellos les encantará, y aprovecha ese momento para reflexionar sobre los temas de Semana Santa.

¡Y los huevos de chocolate pueden servir como un perfecto postre!

Aquí te dejamos unos videos para ayudarte a tener los huevos de Pascua más lindos:

¿Cómo vaciar el huevo?

http://www.youtube.com/watch?v=l5KQKC2hXck

¿Cómo pintarlos con plumones?

http://www.youtube.com/watch?v=LCQ9GCUUy6Y

¿Cómo decorar los huevos con papel?

http://www.youtube.com/watch?v=gdnAyzbpHQ4

¿Cómo pintarlo con pintura acrílica?

http://www.youtube.com/watch?v=s9m_x8BDJkE

 

Otras noticias sobre Semana Santa en familia:

Semana Santa: Una reflexión sobre los valores con nuestros hijos

10 consejos para vivir la Semana Santa en familia

Deja un comentario

Archivado bajo EDUCACION EN LA FE

Semana Santa: Una reflexión sobre los valores con nuestros hijos

ID-100139321

Como padres, queremos que las enseñanzas de estos días se queden con ellos para toda la vida. La Semana Santa es un gran momento para reforzar la enseñanza de los valores. Aquí te damos unos ejemplos para ello, pero tú mismo puedes resaltar otros valores que quieres inculcar en tus hijos.

Durante la semana, después de ir a la Iglesia o a los diferentes eventos que la comunidad católica celebra, puedes sentarte con tus hijos y reconocer –en pasajes de la Biblia- qué valores se practican en las historias de Semana Santa, como por ejemplo:

El valor de la amistad: Este vínculo que elegimos formar con ciertas personas es muy especial y debe ser respetado y nutrido. La actitud del apóstol Juan es un gran ejemplo de este valor. Es cierto que Pedro cortó la oreja de un guardia cuando se estaban llevando a Jesús, pero durante la Crucifixión, el único que estuvo presente, apoyando a la madre de Cristo mientras él moría, fue Juan. Fue justamente a él a quién Jesús le dijo “hijo, ahí tienes a tu madre”.

El valor de la valentía: Valentía no es la ausencia de miedo. Es más bien tomar decisiones, pese al miedo. Jesús fue también un ser humano y debe haber estado aterrado por su destino. No escapó, ni buscó disminuir su sufrimiento, ya que para él valía la pena su muerte. Muchos le dijeron “si eres el Mesías, sálvate a ti mismo, baja de la cruz”. Y él no lo hizo.

El valor de la justicia: Poncio Pilato sabía que los sacerdotes habían entregado a Jesús por envidia. Él sabía que no había ningún delito. Y, como autoridad, en vez de hacer cumplir la justicia, se lavó las manos. La crucifixión fue consecuencia de esta injusticia.

El valor de la lealtad: De acuerdo a la Real Academia de la Lengua Española, lealtad significa “el cumplimiento de lo que exigen las leyes de la fidelidad y las del honor y hombría de bien”. Es decir, aquello que Judas no respetó cuando vendió a Jesús a los sacerdotes fue su compromiso con Jesús. Su amistad con Cristo lo obligaba a protegerlo y, sin embargo, lo entregó.

El valor del amor: La razón de la muerte de Jesús es el amor. Su gran sacrificio significó nuestra salvación; es decir, nos abrió las puertas del cielo. “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”. (Romanos 5:8)

Como ejercicio, le puedes preguntar a tus hijos cómo practican ellos estos valores en su día a día.

Otra nota sobre Semana Santa con los chicos:

10 consejos para vivir la Semana Santa en familia

Foto: http://www.freedigitalphotos.net

1 comentario

Archivado bajo EDUCACION EN LA FE

10 consejos para vivir la Semana Santa en familia

ID-10069157Se acerca la fecha más importante en el calendario litúrgico católico: Semana Santa. Si has elegido formar a tus hijos en esta religión, pues es coherente que la practiquen activamente y la manera de lograrlo es involucrando a toda la familia.

Es un periodo de tiempo lleno de diferentes celebraciones y bastante simbolismo, que podría ser un poco confuso para los más pequeños. Se trata, entre otros sucesos, de la muerte de Jesús, del sacrificio máximo, de la traición de un amigo cercano, del sufrimiento de su madre, y luego de la Resurrección, todos ellos conceptos complicados para los niños más chicos.

Así que la idea es introducirlos poco a poco, con actividades que los entretengan y los informen, y con muchas historias. ¿No fue el mismo Jesús el que enseñaba con parábolas?

Aquí te damos 10 sugerencias sobre actividades para que tus hijos se involucren en las celebraciones de Semana Santa:

1. El Domingo de Ramos, que este año cae el 24 de marzo, vayan a Misa y lleven las palmas para ser bendecidas. Explícales a tus hijos que no se tratan de amuletos de la buena suerte, ni nada por el estilo. Estas nos recuerdan cuando Jesús entró triunfante a Jerusalén y fue recibido como Mesías. Tenerlas en casa durante todo el año simboliza que le damos la bienvenida a Jesús en nuestros hogares. Es un día alegre y triste a la vez, porque pese a ser recibido en Jerusalén como un rey, se acerca su muerte. Por ello el rojo es el color que los sacerdotes llevan ese día, el color real y el de la sangre.

2. Infórmate en tu iglesia a qué hora serán las celebraciones. Acude temprano para alcanzar buenos sitios y que los pequeños observen lo que se lleva a cabo. Infórmate como católico. Tu hijo te llenará de preguntas y es bueno tener las respuestas a la mano. Cuéntale los sucesos bíblicos como historias. Si puedes conseguir una Biblia para niños, aquellas que vienen con dibujos, léanla sobre todo durante estos días.

3. Participen activamente. En algunas iglesias, por ejemplo, el Jueves Santo –día en el que se recuerda la institución de la Eucaristía- los sacerdotes lavan los pies de 12 ‘apóstoles’, para recordar la humildad de Jesús. Habla con tu párroco y ofrécete como voluntario para ser uno de estos apóstoles. Esto tendrá un gran impacto sobre tu hijo y querrá saber más sobre ese día.

4. Hagan un Vía Crucis o participen de alguno que ya esté organizado. Dibuja con tus hijos cada estación y conversen sobre ellas mientras lo hacen. Pueden realizar uno en el jardín de la casa con toda la familia y ponerse de acuerdo con los vecinos. Semana Santa es para vivirla en comunidad. Utilicen velas y canciones. Acércate a tu párroco para obtener material sobre el tema.

5. Elaboren crucifijos de diferentes materiales, como cartón, plastilina o palitos de madera y conversen sobre las últimas horas de Jesús, su muerte y su triunfo sobre esta. La muerte es un tema duro para un niño, pero la de Jesús está llena de esperanza.

6. Recuerden el dolor de María. Puedes pedirle a tus hijos que la dibujen. Busca canciones sobre ella y escúchenlas. Tengan un momento de reflexión sobre ella.

7. Con tus hijos adolescentes, pueden ver una película sobre el tema. Ese día, el Viernes Santo, fomenta en tu hogar un ambiente de serenidad y reflexión. Pídeles que mantengan los volúmenes bajos.

8. Recen el Rosario en familia. Cada miembro puede hacerse cargo de un Misterio. Respeten el ayuno. Por lo menos, dejen de comer carne durante el Viernes Santo.

9. Hagan una gran celebración de Resurrección: Si es posible, vayan a la misa de gallo el sábado por la noche, si no, a la misa el Domingo. Tengan un banquete en casa con toda la familia, que los chicos sientan la felicidad de la Resurrección.

10. Realicen una búsqueda de huevos de pascua. Ayuda a tus hijos a vaciar huevos reales y a decorarlos con motivos católicos, relacionados a la alegría de la Resurrección. Luego puedes esconder huevos de chocolate por la casa y dejar que los chicos los busquen. La costumbre de asociar los huevos con la Pascua viene de hace muchos siglos, cuando la gente respetaba el ayuno de Cuaresma y no comía lácteos, carne o huevos. Estos últimos entonces se acumulaban, porque las gallinas no dejan de ponerlos y, cuando se acababa la Cuaresma con la Pascua, la gente comía muchos huevos, sobre todo en el Domingo de Resurrección.

Otras noticias que podrían interesarte sobre Educar en la Fe:

Una manera original de enseñar la Semana Santa

2 comentarios

Archivado bajo EDUCACION EN LA FE

Una manera original de enseñar la Semana Santa

Si algo he aprendido en mis tres años de ser una mamá católica es que la batalla de mantener el balance entre los aspectos religiosos y seculares de una celebración no son tan fáciles de llevar. Y, no es fácil, porque las celebraciones seculares casi siempre son más atractivas que su contraparte religiosa.

La Pascua no es la excepción. Como católicos que somos, la Pascua es la celebración litúrgica más importante del año. Es un día en que reafirmamos nuestra fe en la Resurrección de Cristo entre los muertos. Pero, para la mayoría de los chicos, es el día en que el conejo de Pascua les trae una canasta llena de dulces y regalos. Les garantizo que si ustedes le preguntan a cualquiera de sus hijos menores de 10 años que escojan entre ir a Misa para celebrar la Resurrección de Cristo o participar de una fiesta con conejo pascual incluido de seguro este gracioso animal ganaría.

El hecho es que, he descubierto que si me esfuerzo al máximo, siempre hay maneras de encontrar conexiones entre la religión y las tradiciones seculares. El como lo hacemos es nuestro desafío como padres, abuelos, tíos, tías y padrinos católicos que somos.

Por ejemplo, mientras tus niños les encanta la cacería de los huevos de pascua por la casa, (así se ganarían los premios escondidos dentro), les puedes explicar que la costumbre de los huevos de pascua tiene un origen cristiano y que simboliza a Cristo: así como el huevo oculta una vida que brotará, la tumba de Jesús también oculta su futura resurrección. También, que el anhelado conejo de Pascua es un símbolo cristiano de la Resurrección. Su uso se remonta a antiguos predicadores del norte europeo que veían en la liebre un símbolo de la Ascensión de Jesús y de cómo debe vivir el cristiano: las fuertes patas trasera de la liebre le permiten ir siempre hacia arriba con facilidad, mientras que sus débiles patas delanteras le dificultan el descenso. Estas pequeñas explicaciones –que se las puedes decir a manera de historias- pueden abrir la puerta para una discusión entretenida sobre el bautismo, la resurrección de Cristo, etc.

Aún si el niño es muy pequeño para entender lo que el Sacramento del Bautismo, por ejemplo, verdaderamente significa, es bueno ir introduciéndolos sobre este tipo de temas de una forma sencilla y entretenida. Por ejemplo, cuando tu hijo abra su libro de fotos y observe las fotos de su bautismo, junto con tu esposo pueden ir contándole que esas fotografías fueron tomadas el día en que ella entró a formar parte de la familia de la Iglesia. Tales argumentos, por lo menos, hacen que los hijos sean consciente de este sacramento y de lo que significa.

Explicando temas difíciles

Parte del desafío de hacer participar a nuestros hijos en las celebraciones religiosas es que la mayoría de las fiestas de la Iglesia son para adultos en naturaleza y contenido.

Por ejemplo, algunos años atrás, leí un libro sobre la Semana Santa y la Pascua a mi sobrina de cuatro años, Samanta. Luego de semanas de leer el libro, Samanta le hizo preguntas a su mamá –que sólo podría hacerlas niñas de cuatro años- acerca de lo injusto que había sido el arresto y la crucifixión de Jesús y como él se las “ingenió” para resucitar entre los muertos después de tres días.

En vez de apartar su atención de estos temas, mi hermana aprovechó la oportunidad de responder, de una forma creativa, las preguntas de Samanta a la luz del Evangelio.

Los muchos símbolos e historias que acompañan la Semana Santa y la Pascua provee numerosas oportunidades para comprometer a los chicos y enseñarles más acerca de la fe. En esta Pascua busca oportunidades para hacer conexión entre las tradiciones festivas seculares y las cristianas. Oportunidades hay, tu deberás aprender algo nuevo en el proceso.

Si no estás segura cuales son esas conexiones, aquí encontrarás información:

http://es.catholic.net/celebraciones/

Los mayorcitos de la casa

¿Cómo hacer que los adolescentes se involucren en la Pascua? En esta etapa difícil y rebelde de todo ser humano, toma un poco más de esfuerzo hacer que ellos se involucren ya que por lo general los chicos aprovechan estas fiestas para pasar más tiempo con sus amigos en lugares de diversión o simplemente optan por estar fuera de casa. Por ello, conviene apoyarse en los grupos juveniles que existen en las parroquias o en los propios colegios. Casi siempre, durante los oficios de Viernes Santo, los pasajes del Evangelio sobre la Pasión de Cristo, su muerte y Resurrección son leídas o interpretadas en alguna obra teatral.

Estas obras a menudos son interpretadas en la Cuaresma y Pascua. Se sugiere que el grupo juvenil o grupo de amigos –con la guía de un párroco o liturgista- protagonicen la obra de la Pasión para la comunidad parroquial o escolar.

Fuente: http://www.aciprensa.com

2 comentarios

Archivado bajo EDUCACION EN LA FE, PARA REFLEXIONAR