Archivo de la categoría: MATRIMONIO Y FAMILIA

Cultivar un amor para siempre

ID-10083246

Publicado en el blog Ser Audaces de Aníbal Cuevas

Todas las relaciones personales están sujetas al desgaste propio de la limitación humana. El roce del carácter propio y de los demás, las preocupaciones, los egoísmos, la búsqueda de la propia satisfacción y tantas otras realidades desgastan, y mucho, el trato entre las personas.

Lo mismo ocurre en el matrimonio. A las limitaciones personales se unen en muchos casos el acostumbramiento, la perdida de ilusiones, el pasar del tiempo y dejarse llevar de él.
Se me ocurren algunas ideas que pueden ser útiles para evitar el desgaste propio de la convivencia.
– Es bueno que el marido y la mujer gocen de cierta autonomía, que se dejen espacios. No es necesario compartirlo todo, ni tener las mismas aficiones. Es más, esa autonomía en ciertos asuntos enriquecen el matrimonio. Notese que me refiero a cierta autonomía y no a independencia. El limite se sitúa ante aquello que suponga perjuicio para el proyecto común.
– De la misma manera que es buena cierta autonomía, es imprescindible tener tiempo en común. Tiempo exclusivo para estar los dos solos, para pasear, hablar, recrear el compromiso, refrescar el amor. Se trata de algo siempre necesario, pero quizás más cuando los hijos pequeños absorben el tiempo.
– Si el sentido del humor es fundamental en cualquier ocasión, no lo es menos en el matrimonio. Es muy sano reír juntos, evitar el dramatismo, buscar el lado positivo de lo que ocurre.
– Cuando surgen problemas externos, ya sean de tipo laboral, económico u otros, es necesaria una unidad fuerte y nunca afrontarlos solos.
– Una gran delicadeza en el trato, cuidando las palabras y los gestos. Echando cada día pequeñas ramas que mantengan el fuego, alimentando el afecto, cuidando las relaciones intimas.
No es tan difícil, tampoco fácil, sin embargo el amor todo lo puede.

Foto: http://www.freedigitalphotos.net

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo MATRIMONIO Y FAMILIA, MATRIMONIO Y VIDA EN PAREJA

4 claves para ser padres perfectos

ID-100107973

Ser padre no es solo esos momentos fotogénicos de las vacaciones familiares. Ser padre es mucho más que felicidad, a veces también implica frustración y temor. No es fácil cuidar de la vida de otras personas y responsabilizarnos por su formación. Una LaMarche, periodista norteamericana y autora del blog sassycurmudgeon.com, compartió estas 4 claves para ser padres perfectos.

Siempre vas a hacer algo malo, así que supéralo. Si alimentas a tu bebé exclusivamente de leche materna, tu hijo nunca dormirá durante toda la noche sin despertarse y no puedes culpar a nadie más que a ti. Pero si le das fórmula, eres una mala madre que no te importa darle veneno a su bebé. Si lo dejas ver televisión, vas a embrutecer a tu niño, pero si no le dejas ver tv, qué clase de hippie eres que tienes a tu hijo en una burbuja. Si trabajas, pobre niño, va a llamar a su madre por su nombre. Si no trabajas, cómo es posible que no contribuyas con la sociedad.

Opinar es fácil y cada vez que tomes una decisión, alguien la encontrará equivocada. Así que acostúmbrate y no le des importancia a la inseguridad de si estás haciendo algo mal o de las críticas de otros.

2. Tu vida será bien caótica y debes aceptarlo. Esos momentos fotogénicos son lindos, pero no suceden la mayoría del tiempo. Es muy natural que por ratos te sientas frustrado y extrañes aquellos tiempos cuando todo era más fácil. No te sientas culpable por sentirte así. Sin embargo, siempre recuerda que ese caos vale la pena. Sobrevivirán, pero no será fácil.

3. Es un trabajo en equipo. Así tengas la relación más sólida del mundo con tu pareja, las dificultades por las que van a pasar, el estrés de mantener vivo a un nuevo ser humano completamente indefenso, y la falta de sueño los van a afectar. Por ello, la clave aquí es la comunicación y la compasión. La meta es sentirse como un equipo contra el mundo. Ustedes juntos van a salir adelante.

4. Si los papás no son felices, entonces nadie lo es. Ellos deben tomarse el tiempo para sentirse bien. Si es necesario dejar al bebé un día entero con la abuela para que puedas tomar una larga ducha caliente, dormir, leer, ir al cine y sentirte relajado, pues hazlo. Tu bienestar es muy importante, para poder dedicarte con cariño y energía a tus hijos.

Otras noticias que podrías encontrar interesantes:

¿Te ignoran cuando llegas a casa?

Foto: http://www.freedigitalphotos.net

Deja un comentario

Archivado bajo MATRIMONIO Y FAMILIA, PARA REFLEXIONAR

¿Te ignoran cuando llegas a casa?

ID-10040185

De acuerdo a un estudio, es normal que los hijos ignoren a los padres que llegan a la casa después del trabajo, porque los chicos están ocupados haciendo tareas o en sus propios asuntos. Sin embargo, esto tiene consecuencias negativas en la vida familiar.

Investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) llevaron a cabo un estudio de 3 años con 32 familias de clase media en EEUU. Estas familias tenían en común que ambos padres trabajaban.

La investigación encontró que, en muchos casos, tanto el padre que llegaba a la casa del trabajo primero –normalmente la mamá- como los hijos tenían actitudes positivas con el padre que llegaba después. Sin embargo, se descubrió que en poco más de la mitad de encuentros de padres e hijos al final del día, los niños y adolescentes de clase media ignoran a sus papás.

La explicación para esto es que el padre que llega más tarde, encuentra un lugar en movimiento: los hijos están terminando sus tareas o viendo televisión y el padre que ya está en casa está preparando la cena. El momento en el que toda la familia por fin se reúne, es muy importante, porque, como explicaron los investigadores, la falta de saludos positivos pone el tono para una noche menos feliz.

“Los saludos positivos dan paso a los intercambios sociales gratificantes, mientras que la distracción decepciona al padre que regresa a casa al último, lo que puede contribuir a que los padres pasen menos tiempo con los miembros de la familia en las noches”, afirmaron los investigadores.

Así que, ¿cuál es la solución? Hay que reconocer que las familias, donde ambos padres están muy ocupados, hacen malabares para funcionar. No es fácil. Sin embargo, se puede crear una costumbre en casa, cuando por fin todos llegan: pasar un tiempo juntos. La cena no es la mejor solución, ya que no siempre es posible comer todos juntos.

En los 50, existía la costumbre de ‘la hora del coctel’. Cuando el hombre regresaba del trabajo, esta ‘hora del coctel’ era para todos un tiempo de relajo en la misma habitación, normalmente la sala. En la versión del 2013 la mamá puede ser la que llegue tarde del trabajo, y uno de los hijos está en la laptop, mientras otro juega con el Wii, pero todos en algún momento se pueden sentar en la cocina, por ejemplo, y conversar sobre su día. Este intercambio social positivo le dará a todos una noche más feliz… una vida familiar más feliz.

Otra noticia que podría interesarte:

Tener una hija hace que el papá se relaje con el rol tradicional del hombre

1 comentario

Archivado bajo COMUNICACIÓN EN LA FAMILIA, FAMILIA

Tener una hija hace que el papá se relaje con el rol tradicional del hombre


Un estudio en el 2012 demostró que tener hijas hace que los hombres abandonen los roles de género tradicionales. Es decir, que se vuelvan menos machistas. Esta investigación apareció en la publicación de estudios sociales Social Forces en febrero del 2012, Journal de la Universidad de Oxford en asociación con el Departamento de Sociología de la Universidad de Carolina del Norte.

Las autoras del estudio, dos sociólogas, tienen dos teorías. La primera afirma que las mujeres sí notamos la discriminación de sexos en lugares como el trabajo, por ejemplo. Los hombres no lo notan tanto, hasta que tienen una hija.

La otra teoría va más por el lado de los intereses. Cuando un hombre tiene una hija, el interés de la hija se vuelve el propio. Los padres no quieren ver que a sus niñas se les niegue en el futuro oportunidades de avanzar en el trabajo, porque ellas decidan formar una familia, por ejemplo. Entonces se vuelven más empáticos con las necesidades de las mujeres.

Hay una imagen recorriendo el Internet de un padre vestido como Caperucita Roja, porque su hija quería disfrazarse del Lobo Feroz. El famoso skater, Tony Hawk, legendario en el mundo del skate, publicó esta semana una foto con su pequeña hija en Twitter. Él le pintó las uñas a ella y ella en agradecimiento hizo lo mismo. Él acompañó la foto con un comentario sobre lo ocurrido “Ok, ahora lo comprendo, tener una hija es algo un poquito diferente”.

h721EB889

Luego de que el estudio fuera publicado en la página web Reddit, muchos padres compartieron sus opiniones al respecto:

– “No importa qué tan malo crees que eres. Cuando una niñita te sirve una tacita imaginaria de té, te la tomas”.

– “Soy un tipo grande que hizo algo de pesas en la última década. Manejo una Harley-Davidson negra. He trabajado en construcción casi toda mi vida adulta. Ahora (después de tener una hija) juego con muñecas y ositos de peluche rosados. No puedo evitar ver a cada mujer como la pequeña niña de algún otro papá”.

– “Lloré muy pocas veces antes de tener a mi hija (cuando alguien en la familia fallecía, por ejemplo). Después de tenerla, mis emociones fluyen rápidamente. Lloro viendo ciertas películas. Los dos lloramos viendo El Rey León”.

Y ustedes, papás, ¿han experimentado algún cambio sobre cómo ven a la mujeres después de tener a su hija?

2 comentarios

Archivado bajo FAMILIA

Trampas que afectan el matrimonio

ID-10020848

En la relación conyugal se presentan situaciones y conflictos que si no se saben identificar a tiempo, pueden pasar a mayores afectando así seriamente la relación. Pero no basta solo con identificar los problemas, es también necesario discutirlos con el cónyuge y atacarlos de raíz.

Estas son las trampas más comunes en una relación matrimonial, según la experta Diana T. de Pozas, del programa Desarrollo y Formación Familiar A.C.:

Egoísmo
Por ejemplo cuando uno de los dos cónyuges no está en disponibilidad de comunicarse porque está cansado, tiene sueño o se siente mal. Y en lugar de explicar su malestar, únicamente se duerme dejando al otro con una sensación de no haber sido tomado en cuenta y de que algo anda mal.

No tiene que ser drástico para que se corte la comunicación, basta con que uno de los dos interlocutores -el que habla o el que escucha – no esté realmente con ánimos de conversar para que se impida una verdadera comunicación.

Activismo
Sucede muchas veces que estamos todos tan envueltos en el activismo, que descuidamos la conversación tranquila con nuestra pareja, y esto, tarde o temprano, afecta la unión matrimonial.

Agresividad
No hay nada que corte más la disponibilidad de una persona para escuchar que una ofensa. Si tenemos quejas o diferencias con nuestro cónyuge, lo mejor es buscar las palabras que tengan el significado de lo que queremos decir pero sin ofender. Algunas frases que podemos prohibir en el hogar son: “Te lo dije”; “Siempre que yo… tú…”; “Nunca me…”.

Hay veces que el enojo o el orgullo nos hacen imposible este propósito de no ofender, pero es mucho más difícil pedirle a una persona que nos escuche y nos entienda, si se siente ofendida.

“Adivinanzas”
Es cierto que muchos años de convivencia permiten a la pareja conocerse mejor, pero aun así, en muchas ocasiones es mejor consultar para saber a ciencia cierta los deseos o pensamientos del otro.

Miedo de hablar
En cada matrimonio hay un tema que es el “talón de Aquiles”, sin embargo, dentro de un marco de respeto, cordialidad y por supuesto mucho amor, hasta los temas más difíciles se pueden y se deben tratar. Asimismo, es importante ser receptivos y calmados al escuchar a la pareja, motivarla y hacerla sentir que en realidad todo se puede tratar y todo se puede arreglar “hablando”.

Silencios
Parece una contradicción, pero el silencio es, en sí mismo, un verdadero bloqueo para la comunicación, porque se puede mal interpretar. Si bien es importante y hasta bueno que haya silencios en ciertos momentos (cuando hay una discusión fuerte, que lo único que logra es empeorar las cosas), hay que estar siempre atentos a que en realidad ese silencio no represente un conflicto.

Los silencios después de un enojo, pueden estar motivados por el orgullo. Si éste es el caso, no debemos dudar en romperlo ya que lo único que está causando es una serie de barreras y rencores que no se eliminan con facilidad.

Tomado de la página www.lafamilia.info

Deja un comentario

Archivado bajo MATRIMONIO Y FAMILIA, MATRIMONIO Y VIDA EN PAREJA