Archivo de la categoría: COMUNICACIÓN EN LA FAMILIA

El llanto de los bebés comunica

Deja un comentario

Archivado bajo COMUNICACIÓN EN LA FAMILIA, DE 0 A 3 AÑOS, POR EDADES

Pautas para una buena comunicación familiar (O cómo no perder la paciencia con los hijos PARTE 1)

Una buena comunicación asegura la felicidad en una familia. Lamentablemente, muchas la toman por sentado. Repasemos estas reglas que ayudarán a mejorar la relación familiar.

1. Hablaremos las cosas con quien convenga y en el momento oportuno. No diremos más de lo que debemos ni nada de lo que después podamos arrepentirnos.

2. Cuando la prudencia aconseje no hablarlo todo, seleccionaremos aquello que mejor le va a quien nos dirigimos.

3. Respetaremos la intimidad de nuestros hijos. Guardaremos nuestra propia intimidad. Cuando sentimos que invaden nuestra intimidad, dejaremos de confiar en quien lo hizo, por eso es importante respetarla.

4. Cuando tengamos que corregir, lo haremos a solas y con el mayor cariño posible.

5. Si al dar una indicación a nuestros hijos, vemos que ha no ha sido entendida, guardaremos la calma. Repetiremos lo que queremos, usaremos otras palabras y nos aseguraremos que ha sido bien comprendida. Si es necesario, haremos que nuestro hijo repita lo dicho.

6. Cuando alguno falle, no perderemos la confianza en él. Es cuando debemos permitirle que demuestre su valor. Le daremos una segunda oportunidad. Tendremos presente que la buena comunicación se consigue gracias a la receptividad y capacidad de escucha del emisor y el receptor.

(Tomado de ‘El Proceso de la Comunicación’, de Gloria Elena Franco Cuartas)

1 comentario

Archivado bajo COMUNICACIÓN EN LA FAMILIA

Educar a los hijos: Errores que los padres deben evitar

Los expertos afirman que educar hoy es más difícil que en otras generaciones. En estos tiempos, en los que los niños viven expuestos a múltiples estímulos y la relación con ellos es más informal, estos son los errores más comunes de los padres:

– Intentar ser amigos en lugar de padres. Pocas cosas confunden tanto a un chico como ver a un adulto actuando como un niño.

– Intentar ‘comprarlos’ poniéndose siempre de su parte. En un principio es la postura más cómoda, aunque tarde o temprano, se vuelve en contra de quien la ejerce.

– Protegerlos en exceso, hacer que el mundo gire en torno suyo. Los padres deben estar a su lado, pero para ayudarles, no para asfixiarlos. Los niños deben vivir sus propias crisis y serán estas las que les permitan generar sus propios recursos y habilidades.

– Pretender razonar en medio de una discusión, o tratar de imponer en lugar de sugerir.

– Mostrar impaciencia, meter prisa, transmitir tensión.

– Sacrificar constantemente a los otros hermanos o miembros de la familia.

– Cerrar los ojos: negar lo evidente y pensar que los otros exageran.

– Favorecer el consumismo. Darles desde pequeños todo lo que piden. De esa forma empiezan a no darle valor a las cosas y terminan por no dárselo a las personas.

Educar en el resentimiento, en la intolerancia, en la falta de generosidad y en la ausencia de valores.

(Tomado de Errores que deben evitar los padres al educar a sus hijos. Artículo de ABC escrito por L. Peraita.)

Más sobre:

Educación en Virtudes

Educación con Firmeza

Comunicación en la Familia

4 comentarios

Archivado bajo COMUNICACIÓN EN LA FAMILIA, EDUCACION EN VIRTUDES, INTELIGENCIA EMOCIONAL

¿Se ejerce mayor autoridad alzando la voz?

Gritar a los hijos

Ilustración tomada del libro «TERNURA Y FIRMEZA CON LOS HIJOS»
del Dr. Alexander Lyford-Pike

Los padres cuando desean hacerse escuchar por sus hijos, muchas veces suben el tono de la voz, llegando incluso a los gritos. ¿Es una medida eficiente? Reflexionemos:

1. No ejerces mayor autoridad cuando gritas. Justamente haces lo contrario, ya que los niños creen que los gritos se contestan con gritos. Y tus hijos podrían terminar gritándote.

2. Los niños viven en un mundo lleno de ruidos y tus gritos solo se convierten en eso.

3. Los gritos de los padres a veces empiezan desde mucho antes, desde que sus hijos son bebés y no entienden palabras. Ya cuando son niños, están tan saturados que se bloquean y no les llega el mensaje.

4. Observa si los gritos en casa también se dan cuando te comunicas con tu pareja o si tu hogar está lleno de ruidos, como el volumen fuerte del televisor.

5. Si le gritas a tus hijos, ellos saldrán ganando, porque en una competencia de voces, las más agudas se hacen escuchar mejor. Dejarán de pensar y su único argumento será el ruido de sus gargantas.

Cómo lograr corregirlos sin gritos:

Si quieres que el mensaje cale, utiliza un tono de voz bajo, firme, más pausado y sereno. No caigas en la competencia de gritos. Si ellos suben la voz, tú habla más bajo.

Papá y mamá deben estar alineados. Si uno de ustedes ha corregido algo en el niño, tiene que haber mucha coherencia tanto con tus acciones como las de tu pareja.

Del artículo La fuerza por la boca de Antonio Vásquez (en la Revista Hacer Familia)

Más sobre:

Firmeza con los hijos

Comunicación en Familia

1 comentario

Archivado bajo COMUNICACIÓN EN LA FAMILIA, EDUCACION CON FIRMEZA, EDUCACION EN VIRTUDES

La generosidad en el matrimonio

Ilustración: La Mamá Oca

Deja un comentario

Archivado bajo COMUNICACIÓN EN LA FAMILIA, FAMILIA, MATRIMONIO Y FAMILIA, MATRIMONIO Y VIDA EN PAREJA