Archivo de la categoría: DE 0 A 3 AÑOS

El juego desarrolla los 8 tipos de inteligencia en los niños

 Jugar no solo hará que tu hijo pase el tiempo de un modo divertido, sino que es importante para su inteligencia.

Garner hablaba de 8 tipos de inteligencias, relacionadas con diferentes partes de la corteza cerebral. Estas pueden ser potenciadas con el juego. Aquí encontrarás qué juego es indicado para cada tipo de inteligencia:

1.Inteligencia lingüística: Contar o inventar cuentos, dramatizarlos; hacer juegos de memoria y palabras.

2.Inteligencia lógico-matemática: Ajedrez, juegos de estrategia, figuras geométricas, usar el ábaco, sudoku, construcción con legos, etc.

3. Inteligencia naturalista-científica: Experimentos físicos o químicos sencillos, usar el microscopio, analizar hojas, coleccionar minerales.

4. Inteligencia artístico-espacial: Manualidades con arcilla y plastilina. Pintar, dibujar, hacer fotos.

5. Inteligencia musical: Practicar instrumentos, cantar y bailar, jugar a identificar piezas musicales e instrumentos dentro de ellas.

6. Inteligencia físico-corporal: Deportes, jugar al mimo, hacer teatro, disfrazarse.

7. Inteligencia intra e interpersonal: Jugar con otros niños a juegos simbólicos, de doctores, el colegio, la casita, la cocina), juegos de mesa, juegos colectivos como la escondidas y las chapadas y deportes en equipos.

8. Inteligencia creativa: Promover que en todos los juegos anteriores, el niño aporte creativamente. Podría crear sus propios juegos e historias, hacer nuevas reglas, etc. Los niños muy creativos son muy despiertos, ingeniosos y jamás se aburren.

Otros artículos sobre el juego:

3 motivos por los que es importante que tu hijo juegue

El papel de los padres en el juego de sus hijos

Juguetes para niños de 1 a 2 años

Juguetes para niños de 3 a 4 años

5 comentarios

Archivado bajo DE 0 A 3 AÑOS, DE 3 A 6 AÑOS, DE 6 A 12 AÑOS, EDUCACION EN EL OCIO Y TIEMPO LIBRE, INTELIGENCIA EMOCIONAL

3 motivos por los que es importante que tu hijo juegue

Para un niño, el juego es una actividad esencial y muy natural. Si un niño no juega, es porque algo le pasa, porque está cansado, enfermo o porque no se siente querido. Esta actividad se da durante el tiempo de ocio y nosotros, como padres, debemos promoverla porque es muy importante para el desarrollo personal de nuestros pequeños.

Jugar les permite a los chicos:

-Explorar el mundo y desarrollar su motricidad. Tu hijo tiene la necesidad de moverse, correr y agitarse. Con el juego afirma su destreza, agilidad o coordinación. Gracias al movimiento que tus hijos pequeños hacen al jugar, dominan nociones espacio-temporales. Madurarán en tu hijo aspectos básicos que luego serán muy importantes para el aprendizaje, cuando vaya al colegio.

Es un error obligar a tu hijo a estar quieto, sentado. Tienes que dejarlo jugar. Eso sí, dale un espacio para hacerlo, mucho mejor si es en un jardín o en un parque, fuera de casa (y no en el sillón, frente a una pantalla por horas).

-Socializar: Después de los dos años, en los que el niño es naturalmente egocéntrico, por fin mostrará interés en jugar con otros niños. Esta interacción enriquece su vida, porque le enseña a convivir y compartir con los demás, a respetar reglas, etc.

-Desarrollar su inteligencia y la creatividad. A través del juego es como un niño aprende mejor. La creatividad les otorga a nuestros hijos una manera única de acercarse al mundo.

(Fuente: Educar en el Ocio y el Tiempo Libre de Pablo Garrido Gil)

Otros temas que te interesarán:

Educar en el ocio y el tiempo libre

Juegos para niños entre 1 y 2 años

Juegos para niños entre 3 y 4 años

Ludopatías: obsesión por los videojuegos

 

2 comentarios

Archivado bajo DE 0 A 3 AÑOS, DE 3 A 6 AÑOS, DE 6 A 12 AÑOS, EDUCACION EN EL OCIO Y TIEMPO LIBRE

Juguetes para niños de 1 a 2 años

Foto: @lamamaoca

Foto: @lamamaoca

Artículo escrito por Sara Tarrés del Blog Mi mamá es Psicóloga Infantil

¿Quieres saber qué juguetes necesita tu niño de 1 año?  Aquí te lo cuento, pero primero hablemos un poco de su desarrollo y de sus gustos.

Hitos importantes del niño de 1 a 2 años

Al cumplir el año tu hijo empieza un largo camino en el que dejará de ser un bebé para convertirse en niño. En esta etapa, llena de progresos y de transformaciones, podrás observar en tu hijo entre sus extraordinarios logros: cómo empieza a andar, cómo su lenguaje en desarrollo evoluciona con grandes cambios y cómo se inicia su capacidad de representación mediante dibujos o garabatos.

A partir del primer cumpleaños,  los niños consiguen alcanzar uno de los hitos más importantes de su desarrollo, empiezan a andar (véase el artículo «Empieza a caminar: del gateo a andar solo«).

Esta capacidad de andar y la innata necesidad de explorar el espacio, permite al niño de esta edad empezar el camino hacia la independencia desprendiéndose poco a poco de mamá, su persona y juguete preferido hasta ahora. No es que a partir de este momento ya no necesite de mamá, todo lo contrario, la sigue necesitando y mucho, pero siente otro tipo de intereses que le ayudan a desarrollarse física, psíquica y emocionalmente.

A esta edad los niños son un torbellino, con sus recién estrenadas habilidades motoras quieren tocarlo todo, ver, observar, tocar, explorar y experimentar. ¡Cuidado con la seguridad! Mueven sillas de un lado a otro, suben y bajan del sofá sin parar, les gusta hacer ruido con cualquier objeto por el simple placer de ver qué ruido hace, … Nos miran y observan constantemente porqué les divierte imitarnos en todo.

Otro de los hitos importantes de esta etapa es el desarrollo de su lenguaje, sus primeras palabras y holofrases. El niño de entre 1 y 2 años ya es capaz de pedirnos lo que quiere mediante gestos, es capaz de cogernos de la mano y llevarnos al lugar dónde hay algo que le interesa y señalarlo o nombrarlo. Así que no olvidemos hablarle, leerle y cantarle para seguir estimulando su necesidad de comunicación oral.

Y ya por último, a destacar de esta maravillosa etapa, el inicio de sucapacidad representativa.El niño de esta edad es capaz de empezar a garabatear, es el inicio del dibujo infantil, por lo que deberíamos tener siempre en casa papel y ceras de colores para que puedan desarrollar esta capacidad. (véase el artículo : «La evolución del dibujo infantil: del garabato descontrolado al garabato con nombre«)

Actividades que le gustan a un niño de 1 año.

  • Jugar con agua. Fíjate lo mucho que le gusta jugar en la bañera.
  • Que le cuenten cuentos.
  • Buscar y señalar objetos determinados en las páginas de un libro o revista.
  • La música. Observa cómo da palmadas al escuchar la música que le gusta e intenta repetir alguna palabra de la canción que está sonando o que le estás cantando.
  • Hacer torres con bloques de construcción y tirarlos.
  • Intenta encajar figuras de distintas formas y tamaños.
  • Hablar por teléfono. A esta edad es algo que les encanta hacer, ya que nos ven a nosotros, los adultos, todo el día con el teléfono en la mano e intentan imitar nuestras acciones.
  • Mirar cuentos, dibujos, fotos,…
  • Es capaz de jugar unos momentos solo, aunque le gusta estar acompañado.
  • Le gustan también la actividades físicas, dentro y fuera de casa.
Juguetes apropiados.
  • Bloques de construcción.
  • Piezas encajables.
  • Puzzles.
  • Recipientes irrompibles.
  • Libros y juguetes para el baño.
  • Pelotas, grandes, pequeñas, de colores,…
  • Camiones, coches, trenes de arrastre.
  • Peluches.
  • Muñecas, títeres, animales, teléfonos, cacharritos de cocina,..
  • Cuentos.
  • Triciclos.
  • Lápices de colores, papel, pintura y pinceles.
  • Plastilina blanda.
  • Cajas de cartón vacías.
  • Espejos irrompibles.
  • Instrumentos musicales simples: panderetas, tambores, …
  • Cubos, palas, moldes.

En cuanto a si son niños o niñas y qué tipo de juguetes son los más adecuados en función del sexo, lo mejor es que sea el niño quien decida que es lo que más le gusta. Cuanto más amplio sea el abanico de opciones, más rica será su experiencia y por tanto su formación. Evitemos limitaciones del tipo las muñecas son para las niñas y los balones para los niños.

Más sobre:
Juguetes para niños de 3 a 4 años

La Navidad y los regalos

 

2 comentarios

Archivado bajo DE 0 A 3 AÑOS, DE MIS AMIGOS, EDUCACION EN EL OCIO Y TIEMPO LIBRE, SARA TARRÉS COROMINAS

Retirar la atención: ignorar conductas inadecuadas. La técnica de la extinción.

técnica extinción

Ilustración del libro Ternura y firmeza con los hijos de Dr. Alexander Lyford-Pike

Por Sara Tarrés, del blog Mi mamá es psicóloga infantil

La atención y el elogio otorgados por padres o adultos de referencia son unos de los reforzadores más importantes que puede recibir un niño pequeño. Así que, por lógica y sentido común, cuando ignoramos o no prestamos atención a las conductas inapropiadas que realiza nuestro hijo contribuimos a disminuir o extinguir dichas conductas. Éstas tienden a desaparecer al no recibir ningún refuerzo para mantenerlas.

Frecuentemente acompañaremos la «extinción» con el time-out (tiempo fuera, silla o rincón de pensar) para que sea más efectiva, dependerá eso sí del tipo de comportamiento y del lugar dónde se produzca.

«Cuando tratamos de extinguir una conducta inadecuada, no debemos olvidar tratar simultáneamente de crear o incrementar otras conductas más adaptadas. Premiaremos cualquier pequeño esfuerzo o progreso del niño, sin exigir la perfección de la conducta positiva» ( José A. Carrobles, Javier Pérez-Pareja. Escuela de padres).

¿Cómo se aplica?
Cuando aplicamos la extinción sencillamente ignoramos aquellas conductas que consideramos negativas, disruptivas o poco adaptadas o adecuadas a la situación.
Por ejemplo, nuestro hijo cada vez que hablamos por teléfono nos interrumpe. Lo hace para llamarnos la atención. Teniendo claro que tanto si le reñimos como si le pedimos por favor que nos deje terminar la conversación, le estamos prestando atención y eso es lo que mantiene su conducta en el futuro, lo mejor es ignorarle.

Ignorar significa:

  • No mirar.
  • No escuchar.
  • No hablar ni razonar.
  • No hacer ningún gesto ni expresión, ni comentarios en voz baja.

¿Cuándo podemos utilizar la exitinción?

Podemos ignorar cualquier tipo de conducta siempre y cuando ésta no suponga ningún peligro para el niño o para los demás. En caso que el niño realice algún comportamiento que pusiera en riesgo su integridad física o la de sus hermanos o compañero, por ejemplo pegar, en ningún caso podríamos aplicar esta técnica.

Y después …
Tras ignorar el comportamiento inadecuado buscaremos inmediatamente cualquier comportamiento positivo que elogiar. Por ejemplo, si nuestro hijo está en plena rabieta y hemos decidido ignorar sus gritos y pataletas, en el momento que se encuentre algo más calmado le elogiaremos por haber encontrado el modo de tranquilizarse. De este modo le estamos enseñando que con los gritos y las pataletas no obtendrá nada y que mostrarse tranquilo y calmado es mejor conducta.

Más sobre:

3 comentarios

Archivado bajo DE 0 A 3 AÑOS, DE 3 A 6 AÑOS, DE MIS AMIGOS, EDUCACION CON FIRMEZA, SARA TARRÉS COROMINAS

Rabietas: ¿por qué se producen?

Por Sara Tarrés- Del Blog Mi mamá es Psicóloga Infantil

Como madre de un niño de 3 años me encontrado en diversidad de ocasiones envuelta por alguna rabieta de mi hijo. En plena calle, en el parque, en el súper,… no importa: el niño quiere algo y lo quiere ¡ya! Empieza el espectáculo. Mi hijo llora, se tira por el suelo, grita,… te llama tonta, caca, ya no te quiero y…. todo lo que se le ocurre. Es una de las temidas rabietas que cualquier hijo de vecino tiene o tendrá. Pero ¡Calma! Ante todo calma. Hemos de intentar no perder los papeles ante la pataleta del niño.

¿Por qué se producen?

Primero, y antes de abordar qué hacer, debemos saber que tales conductas son habituales en niños de 2 a 4 años.

Las crisis de oposicionismo con sus «no», los «mío, mío» y las rabietas son la expresión de su yo naciente y la necesidad de afirmar su propia individualidad.  Es muy común que los niños de entre 2 y 4 años recurran a los berrinches para conseguir aquello que quieren.

Se debe, principalmente, a que en estas edades los niños aún no tienen la capacidad suficiente para expresar con palabras aquello que pretenden o necesitan. Por ello, recurren a las pataletas. No son capaces de tolerar la frustración y les resulta complicado comprender que no pueden tener siempre lo que quieren.

Tampoco son capaces de verbalizar lo que desean, por lo que el resultado es la fórmula ideal para que tenga lugar la pataleta, berrinche o rabieta. En esos momentos los niños solo piensan en la rabia que tienen. Incluso puede habérseles olvidado el motivo por el que se inició su enfado.

Pero si algo está claro a esta edad es que, aunque no sepan muy bien lo que quieren, seguramente será lo contrario de lo que tienen. ¿Quién no ha escuchado de boca de su hijo «¡Yo no quiero «esto», yo quiero «aquello»!»?

¿Quién no se ha desconcertado cuando su hijo que estaba aparentemente tranquilo, de golpe, como si alguien hubiera apretado algún resorte en su cabecita, explota de rabia? Y claro, nos preguntamos ¿y ahora qué pasa?

Rabietas: ¿Podemos prevenirlas?

La respuesta es sí y no. Me explico.

Los niños se portan mejor cuando duermen todo lo que necesitan y comen bien. Es indispensable que los niños tengan y sigan una rutina marcada, con horarios fijos para dormir y comer. También puede ser muy útil explicarles de antemano sobre algo que va a ocurrir, que sepa qué se espera de él.

Otras opciones, como dar la oportunidad a los niños de tomar pequeñas decisiones o felicitarles cuando se porten bien, pueden prevenir futuros berrinches.

Pero cuando las pataletas son inevitables, es imprescindible que guardemos la calma y no perder la paciencia (algo más fácil de decir que de hacer, lo sé por partida doble). Intentemos descubrir qué es lo que quiere nuestro hijo, pero evitemos que se salga con la suya si sólo intenta llamar la atención.

Más sobre:

De 0 a 3 años

Autoestima

7 comentarios

Archivado bajo AUTOESTIMA, DE 0 A 3 AÑOS, DE MIS AMIGOS, EDUCACION CON FIRMEZA, EDUCACION EN VIRTUDES, SARA TARRÉS COROMINAS