Archivo de la categoría: DE 3 A 6 AÑOS

Los celos infantiles

celos infantiles

Gracias a Sara Tarrés Corominas del blog Mi mamá es psicóloga infantil

La llegada de un nuevo bebé siempre conlleva cambios en una familia, y cuando ya tienes otro hijo, los cambios no son solo para los padres.

El niño mayor, que hasta el momento ha sido el rey de la casa ahora tiene otro papel y es inevitable que, tarde o temprano, acabe apareciendo el llamado Síndrome del príncipe destronado o lo que es lo mismo, la aparición de los celos hacia el nuevo hermanito, que para él o ella es un auténtico extraño, un intruso que le ha robado la atención de su mamá.

Prácticamente todos los niños pasan por una etapa de celos a lo largo de su vida, por eso debemos considerarlos como algo normal, pero también es cierto que depende de nosotros que se incrementen, cronifiquen o, por el contrario, sirvan de ayuda para que los niños aprendan a resolver sus sentimientos negativos, a expresarlos de forma correcta, y para que aprendan también, a afrontar las frustraciones de la vida  (quizás esta sea  su primera frustración de una larga cadena de ellas ) lo que ayudará en su desarrollo emocional.

Pensemos que los celos son un proceso de adaptación y maduración, normal dentro de la evolución de nuestro hijo. A través de los celos expresa sus miedos: miedo a perder el cariño que hasta el momento ha recibido, miedo a dejar de tener protagonismo, miedo a quedar desplazado, miedo a …

 ¿Podemos evitar que aparezcan los celos?

Nada evitará la aparición de los celos. Son un sentimiento lógico, natural e inevitable y por tanto no podemos hacer nada para tratar que no aparezcan, pero sí podemos ayudarle a vivirlos mejor.

 Es bueno que tratemos de entender los sentimientos del niño que siente celos, ya que  son un sentimiento nuevo para él y le resulta muy difícil expresarlos. Cuanto más pequeño sea, más difícil le será entender por qué tiene que querer a ese “intruso” que le “robó” el amor de su mamá.

 La expresión conductual o la forma de reaccionar ante la llegada de un hermano varía de un niño a otro.

  • Algunos de ellos responderán con más rabietas de las que solían hacer, expresando su rabia contra mamá (la causante de este malestar) o pueden volverse más inhibidos.
  • Otros reaccionarán ignorando al hermano.
  • Y muchos es probable que hagan alguna regresión en su modo de hablar, actuar, dormir o en el control de esfínteres.
  • Por esto, los padres y la familia en pleno, debemos ayudarlos a superar estos sentimientos para que aprendan que compartir el amor de sus padres.

Algunas sugerencias para minimizar los celos:

  • Tratar a cada niño como un ser único no como iguales. Cada hijo es único y debemos tratar a cada hijo como un ser individual, por mucho que pensemos que debemos tratarlos de la misma manera, cada uno tiene su forma de ser y sus propias necesidades, y deberemos atenderlas de forma concreta, ajustada a ellos. Si bien la cantidad de amor, tiempo y atención hacia nuestros hijos será la misma, debemos tratarlos como seres individuales, no como iguales.
  • Evitar las comparaciones siempre. Las comparaciones son odiosas dice un dicho y es totalmente cierto. Evitemos dañar su autoestima. No menospreciemos a unos ni vanagloriemos a otros. Cada niño es un ser especial.
  • Pasar tiempo a solas con tus hijos. Busca un momento para cada uno de tus hijos. Haz actividades a solas con tu hijo mayor, para que no se sienta desplazado, para que se sienta querido y atendido.
  • Establecer límites claros. La educación en valores es fundamental para reducir los celos en los niños. Debemos enseñarles que se tienen que respetar mutuamente: los hijos mayores no se deben burlar o aprovecharse de la ingenuidad de los hermanos menores, ni los menores tienen que aprovecharse de su ingenuidad para culpar a los hermanos mayores de sus travesuras.
  • Utilizar cuentos de apoyo. Recordemos la importancia que tienen los cuentos como elemento para ayudar a expresar sentimientos.

Los padres hemos de tener paciencia, puesto que este es un proceso, que dependiendo de la personalidad de cada niño, llevará más o menos tiempo, más o menos problemas. Pero cuando el niño compruebe que no tiene motivos para estar asustado los celos irán remitiendo. 

Foto: http://www.freedigitalphotos.net

Otros artículos que te pueden interesar:

10 consejos para criar a hermanas que se lleven bien

5 tips que ayudarán a que tu hijo no sea un mal perdedor

Retirar la atención: ignorar conductas inadecuadas. La técnica de la extinción.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo DE 0 A 3 AÑOS, DE 3 A 6 AÑOS, INTELIGENCIA EMOCIONAL

10 signos de que tu hijo está muy engreído

ID-10090946

No nos cuesta mucho reconocer a un niño engreído en el salón del Kinder de nuestro hijo, en el parque o en la fiestita infantil. Lo que se nos hace muy difícil es reconocer que nuestro propio pequeño podría ser también demasiado mimado y no lo estamos educando con firmeza. El blog norteamericano para madres LilSugar.com realizó esta lista de indicios para saber si tienes un niño engreído en casa. Esto se aplica para niños de 4 años a más.

1. Hace berrinches… seguido: Esta es la señal más clara. Hace berrinches constantemente, en casa y en público. Es normal que un niño se sienta frustrado, pero no con tanta frecuencia.

2. Nunca está satisfecho: Los niños mimados a menudo no se sienten satisfacción con lo que tienen. Si ven a otra persona con algo en las manos, siempre van a querer eso en vez de lo que ya tienen.

3. No te ayuda: Tu hijo todavía está muy pequeño para realizar labores de la casa, pero incluso esas pequeñas tareas que podría hacer fácilmente, no las realiza. No está dispuesto a ayudar con la limpieza de sus juguetes ni poniéndose sus zapatos.

4. Trata de controlar a los adultos: Los niños engreídos no suelen ver diferencias entre chicos de su edad o adultos. Así que esperan ser escuchados en todo momento, e incluso interrumpen conversaciones.

5. Frecuentemente te hace pasar vergüenza en público: Un desliz aquí y allá es completamente normal, pero cuando el niño avergüenza a sus padres en público con el propósito de llamar la atención, la situación va más allá que un hecho aislado.

6. No comparte: Compartir es un concepto difícil de dominar para los pequeños, pero una vez que el niño alcanza la edad de 4 años, ya debería estar más dispuesto a compartir juguetes o comida con sus amigos y hermanos.

7. Tienes que rogarle: Los padres somos figura de autoridad y debemos ser obedecidos cuando hacemos un pedido a nuestros pequeños. No deberías tener que mendigar a tu hijo para que haga algo que le has pedido.

8. Te ignora: A ningún niño le gusta oír la palabra “no”, pero no puede ignorarte cuando hables con él.

9. El niño no puede jugar solo: A los 4 años, un niño debe estar dispuesto y debe poder jugar por su cuenta durante un lapso de tiempo. La necesidad de un padre o un compañero de juegos demuestra demasiada necesidad de atención.

10. Tienes que sobornarlo: Los padres no tendrían por qué sobornar a sus pequeños con dinero, juguetes, golosinas, o similares, con el fin de conseguir que hagan las tareas de todos los días.

Foto: http://www.freedigitalphotos.net

 Otros temas que te pueden interesar:

Educación con firmeza

Papá: 5 tips para que ayudes a tu hija a ser exitosa en la vida

9 comentarios

Archivado bajo DE 3 A 6 AÑOS, EDUCACION CON FIRMEZA

¿Por qué es importante la creatividad?

¿No te has dado cuenta que los niños son más creativos que los adultos? Sucede que a medida que las personas crecen, se vuelven prisioneros de los prejuicios y reprimen su creatividad. La capacidad creativa en nuestros hijos va a depender entonces de las oportunidades que les damos de expresar sus propios pensamientos libremente, sin el temor de ser rechazados por ridículos.

Las sociedades avanzan gracias a la capacidad de innovación de quienes las integran. Las empresas contratan gente que consideran emprendedora y creativa. Para serlo, la persona debe tener un pensamiento flexible ante cualquier situación y poder improvisar y cambiar.

Hasta hace poco se creía que la creatividad era un don que solo algunos tenían. Ahora se sabe que todos nacemos con esa capacidad, pero debe ser potenciada.

Está en tus manos y en los de la escuela potenciar la creatividad de tus hijos.

¿Cómo entender la creatividad?

Este término se puede entender como la manera diferente de procesar la información en la que se establecen una serie de nuevas conexiones que posibilitan el proceso creativo. Uno de los rasgos fundamentales de la creatividad es su utilidad. Y es que una idea genial no tendría valor si no pudiera llevarse a algún producto, invento u obra de arte. Las ideas geniales de Miguel Ángel no serían nada si no las viéramos plasmadas en el David o en los frescos de La Capilla Sixtina.

La creatividad también es la capacidad de enlazar situaciones ajenas, como por ejemplo relacionar las estaciones con el movimiento de traslación de la Tierra alrededor del sol.

Las personas no podemos escudarnos tras una falta de creatividad para encontrar soluciones a los problemas. Todos tenemos la capacidad de ser creativos. Aparte, la sociedad nos demanda ideas creativas.

Otros artículos que podrían interesarte:

Actividades de verano: Una futura afición o profesión en tus hijos

El juego desarrolla los 8 tipos de inteligencia en los niños

4 comentarios

Archivado bajo DE 0 A 3 AÑOS, DE 3 A 6 AÑOS, DE 6 A 12 AÑOS, EDUCAR LA CREATIVIDAD, POR EDADES, PUBERTAD Y ADOLESCENCIA

¿Por qué mi hijo empezó a mentir?

Artículo escrito por Sara Tarrés del Blog Mi mamá es Psicóloga Infantil

Un buen día, sin saber cómo nuestro hijo nos salta con una “mentirijilla”. Nada importante ni nada grave, algo intrascendente y totalmente inocente, porqué las primeras mentiras juegan un importante papel experimental y exploratorio y nada tienen que ver con un supuesto signo de maldad.

Cuando nos intentan engañar o juegan a mantener un secreto, nuestros niños están comprobando que su mundo interno y el nuestro son diferentes. Están constatando que sus pensamientos son suyos y que si quieren los comparten o no. Es aquí cuando descubren que el engaño es posible, que cuando se habla hay que tener en cuenta lo que el otro sabe y lo que no. Esto supone un hito muy importante en el desarrollo cognitivo, ya que constituye un primer paso hacia la superación del egocentrismo infantil y la comprensión del mundo interpersonal.

De los 3 a los 5 años deberíamos evitar llamarles mentirosos o ponerlos en ridículo, debemos tener cierta tolerancia y algo de complicidad con algunas “mentirijillas” como cuando nos dicen que su peluche preferido les ha dicho que hoy cenaríamos “chuches” y que luego dormiría con mamá. Este tipo de mentiras son parte de la fantasía del niño de esta edad.

En cambio, las mentiras que tienen por objetivo evitar ser regañado, el típico “yo no he sido, ha sido él” han de ser tratadas también sin ponernos nerviosos y llamarle mentiroso pero hemos de hacerle saber claramente que no aprobamos las mentiras, que hay que ser sincero y que es importante explicar siempre la verdad. Si nosotros no utilizamos nunca la mentira con nuestros hijos ellos aprenderán más rápido la importancia de este concepto.

Los padres, abuelos también, debemos evitar mentir o engañar a nuestros hijos ya que generan desconfianza e imitación, a parte de proporcionar una visión deformada de la realidad y del mundo en el que viven. Esto no significa que algunas informaciones no puedan darse de un modo diferente en función de la edad y que obviamente no siempre será posible explicarles todo, en algunas ocasiones tendremos que callar o ocultarles algunas informaciones.

Cuando el niño nos miente ocasionalmente no tiene excesiva importancia, es cuando estas mentiras se repiten una y otra vez. En estos casos los padres debemos preguntarnos el motivo, la causa, el porqué. ¿Utilizamos las mentiras o somos poco sinceros con nuestros hijos dándoles mal ejemplo? ¿Basamos su educación en el castigo, las reprimendas y la culpa? Ante estas preguntas debemos tener en cuenta que es muy difícil exigirle a un niño sinceridad si está creciendo en un ambiente que le genera temor o culpa, y le engañan frecuentemente.

Otros artículos que te pueden interesar:

Errores que los padres deben evitar

Los 15 mandamientos de la madre encantadora

Deja un comentario

Archivado bajo DE 3 A 6 AÑOS, DE MIS AMIGOS, EDUCACION DE LA HONESTIDAD, EDUCACION EN VIRTUDES, SARA TARRÉS COROMINAS

¿Qué deportes son adecuados para los hijos?

Es vital que tu niño practique algún deporte en su tiempo de ocio. Esto no solo lo ayudará a desarrollar su cuerpo, sino su mente. Pero, ¿cómo elegir el más adecuado?

Como primer dato, toma en cuenta los deportes que le gusten a tu hijo y guíate por eso. Sin embargo, no todos son indicados para todas las edades. Aquí podrás ver qué deporte es bueno para los chicos:

  • De 0 a 3 años: Natación, juegos de estimulación y psicomotricidad (volteretas, gateo, tobogán, etc.); pedaleo del triciclo; correr y saltar y patear pelotas.
  • A los 3 años: El baile, mantener el equilibrio caminando sobre una raya o saltando sobre una pierna.
  • De 4 a 6: Enséñale a montar bicicleta, y a andar en patines. El fútbol y otros deportes de pelota, el tenis, el ping-pong son importantes, así como el karate y el judo. El ballet y la gimnasia rítmica son también buenas opciones.
  • Se 7 a 10 años: Entre estas edades se perfecciona la práctica de los deportes antes mencionados. A esta edad tu hijo también puede empezar a practicar otros, como el baloncesto y el vóley.
  • De 10 a 13 años: Todos los deportes de atletismo serán perfectos para tu hijo.

Foto cortesía http://www.freedigitalphotos.net

Otros artículos sobre el tema:

¿Por qué es muy importante que tus hijos practiquen deporte?

El juego desarrolla los 8 tipos de inteligencia en los niños

¿Qué es el ocio y cómo educarlo en nuestros hijos?

3 comentarios

Archivado bajo DE 0 A 3 AÑOS, DE 3 A 6 AÑOS, DE 6 A 12 AÑOS, EDUCACION EN EL OCIO Y TIEMPO LIBRE, POR EDADES