Archivo de la etiqueta: acoso en la escuela

¿Cómo saber si nuestros hijos son víctimas de bullying o agresores?

ID-100113933

El bullying o el acoso entre los chicos es, lamentablemente, muy común. Más común de lo que queremos aceptar. Cuando un niño o adolescente es víctima de bullying, muestra signos que padres y profesores podrían reconocer fácilmente. De acuerdo al psicólogo Julio César Carozzo, presidente del Observatorio Sobre Violencia y Convivencia en la Escuela en Perú, estos son los indicadores más comunes:

1. Cambios de ánimo: Si a tu hijo de repente lo notas triste y ensimismado, cuando usualmente no lo era.

2. Bajo rendimiento escolar: Cada chico tiene un rendimiento estándar en el colegio. Si comienzan a bajar sus notas de manera sostenible, es que obviamente algo le sucede.

3. Presenta heridas, rasguños y moretones.

4. Viene a casa con el uniforme y los útiles dañados.

5. Muestra perturbaciones en el apetito, come menos o, por el contrario, desarrolla un apetito voraz.

6. Presenta perturbaciones en el sueño: Le cuesta dormir o duerme demasiado.

7. La víctima se resiste a comentar sobre lo que pasa en el colegio. Los padres notan que su hijo no tiene amigos.

8. No quiere ir a la escuela y en las mañanas, para evitar ir, somatiza dolores de cabeza, problemas estomacales, náuseas, etc.

¿Qué podemos hacer los padres para que el niño cuente lo que está sucediendo?

Como explica Carozzo, en el bullying existe el código del silencio: nadie habla de lo que está sucediendo. La víctima se resiste a contar lo que le pasa por falta de confianza hacia los padres y los profesores, ya que nunca ha recibido la suficiente seguridad de ellos.

Muchas veces, estos chicos no tienen habilidades sociales para comunicarse. Por ello, padres y profesores tenemos que mejorar las relaciones afectivas y sociales con los chicos y debemos preocuparnos por fomentar en ellos habilidades sociales para comunicarse.

¿Cómo saber si mi hijo es el agresor?

Como padres, hay que conocer a nuestros hijos y reconocer sus defectos, no solo sus virtudes. Un chico muy impulsivo, que no dialoga, sino que resuelve todo con su temperamento, es una persona que podría convertirse en un bully. Estos muchachos y muchachas agresores son muy poco comunicativos. Sin embargo, a muchos de ellos les gusta ostentar su fama de valiente, incluso de matón.

Sucede que, muchas veces, los chicos matones en el colegio gozan de prestigio. Otros niños y adolescentes pueden sentirse bien con un amigo que lidera sobre la violencia. Por ello, los padres y profesores deben estar atentos.

Los chicos agresores no son muy empáticos, y hasta sienten que la víctima se merece el maltrato. Tienen bajo rendimiento escolar y baja autoestima.

Julio César Carozzo afirma que para identificar tanto a víctimas como a agresores, es necesario que conozcamos bien a nuestros hijos y alumnos. Si un profesor ve que un niño anda solo y que no tiene amigos, pues esa es una señal de alerta, porque en el colegio los niños solitarios son los más vulnerables.

¿Niñas también?

Los agresores varones son más físicos, y las niñas son más psicológicas. El bullying entre chicas también incluye chismes y cuentos que buscan dañar la imagen de una persona. Sin embargo, sí se dan casos de niñas que llevan a cabo un bullying físico o niñas que forman parte de un grupo de chicos que siguen a un líder agresor.

Con estos chicos agresores es también necesario inculcarles habilidades comunicativas, para que la violencia no sea una manera de expresión. Tanto si tu hijo es un bully como una víctima, el caso debe tratarse con un profesional. El psicólogo del colegio debería trabajar en conjunto con los padres.

Otra noticia que podría interesarte:

Qué hacer cuando tu hijo odia la escuela

Deja un comentario

Archivado bajo BULLYING