Archivo de la etiqueta: educación

4 claves para ser padres perfectos

ID-100107973

Ser padre no es solo esos momentos fotogénicos de las vacaciones familiares. Ser padre es mucho más que felicidad, a veces también implica frustración y temor. No es fácil cuidar de la vida de otras personas y responsabilizarnos por su formación. Una LaMarche, periodista norteamericana y autora del blog sassycurmudgeon.com, compartió estas 4 claves para ser padres perfectos.

Siempre vas a hacer algo malo, así que supéralo. Si alimentas a tu bebé exclusivamente de leche materna, tu hijo nunca dormirá durante toda la noche sin despertarse y no puedes culpar a nadie más que a ti. Pero si le das fórmula, eres una mala madre que no te importa darle veneno a su bebé. Si lo dejas ver televisión, vas a embrutecer a tu niño, pero si no le dejas ver tv, qué clase de hippie eres que tienes a tu hijo en una burbuja. Si trabajas, pobre niño, va a llamar a su madre por su nombre. Si no trabajas, cómo es posible que no contribuyas con la sociedad.

Opinar es fácil y cada vez que tomes una decisión, alguien la encontrará equivocada. Así que acostúmbrate y no le des importancia a la inseguridad de si estás haciendo algo mal o de las críticas de otros.

2. Tu vida será bien caótica y debes aceptarlo. Esos momentos fotogénicos son lindos, pero no suceden la mayoría del tiempo. Es muy natural que por ratos te sientas frustrado y extrañes aquellos tiempos cuando todo era más fácil. No te sientas culpable por sentirte así. Sin embargo, siempre recuerda que ese caos vale la pena. Sobrevivirán, pero no será fácil.

3. Es un trabajo en equipo. Así tengas la relación más sólida del mundo con tu pareja, las dificultades por las que van a pasar, el estrés de mantener vivo a un nuevo ser humano completamente indefenso, y la falta de sueño los van a afectar. Por ello, la clave aquí es la comunicación y la compasión. La meta es sentirse como un equipo contra el mundo. Ustedes juntos van a salir adelante.

4. Si los papás no son felices, entonces nadie lo es. Ellos deben tomarse el tiempo para sentirse bien. Si es necesario dejar al bebé un día entero con la abuela para que puedas tomar una larga ducha caliente, dormir, leer, ir al cine y sentirte relajado, pues hazlo. Tu bienestar es muy importante, para poder dedicarte con cariño y energía a tus hijos.

Otras noticias que podrías encontrar interesantes:

¿Te ignoran cuando llegas a casa?

Foto: http://www.freedigitalphotos.net

Deja un comentario

Archivado bajo MATRIMONIO Y FAMILIA, PARA REFLEXIONAR

¿Cansado de gritar?: 7 tips para que tus hijos se porten mejor

ID-10075935

A veces pareciera que la única manera de lograr que nuestros hijos hagan sus deberes y se porten bien es levantándoles la voz. Pues no es cierto. La escritora Ana Flores, de la página web Babble.com, conversó con Amy McCready, autora del libro ‘Si te lo tengo que decir una vez más… El programa revolucionario que consigue que tus hijos escuchen sin regañarlos, insistiendo o gritando’. Estos 7 consejos extraídos de esa conversación te ayudarán a que tus hijos te hagan caso, sin aumentar los decibeles de tu voz.

1. Ten momentos a solas con los niños a diario

Este es el consejo más importante para los padres. Los niños necesitan una conexión emocional con sus padres y su atención todos los días y, si esto no sucede, las consecuencias y otras herramientas de disciplina no será eficaces. Tan solo 10-15 minutos de tiempo de calidad a solas con cada uno de tus hijos, una o dos veces al día, van a hacer maravillas en el comportamiento de los chicos.

2. Todos contribuyen en casa

Todos los hijos, niños pequeños y adolescentes, deben ser responsables en sus hogares de pequeñas labores a diario. Cuando se espera que los hijos contribuyan en casa, ellos podrán desarrollar habilidades importantes para la vida y se fomentará el trabajo en equipo en la familia.

3. Sé disciplinado a la hora de acostar a tus hijos

La mayoría de los niños pequeños y adolescentes duermen mucho menos de lo que sus cuerpos en crecimiento necesitan. Consulta a tu pediatra acerca de las horas de sueño que los chicos necesitan por edad y ajusta la hora de acostar 10 minutos antes, cada pocas noches. ¡Un niño bien descansado es un niño bien educado!

4. Entrenamiento, más que castigo

Forzar a un niño a ir a su habitación o la ‘silla de castigo’ por un período de tiempo determinado porque se portó mal, no le enseñará a hacer una mejor elección la próxima vez. En lugar de ello, pregúntate «¿qué puedo hacer para que mi hijo elija mejor en el futuro?» Céntrate en la formación de su carácter en lugar de castigarlo, así obtendrás mejores resultados.

5. No seas juez y jurado en las peleas de tus hijos

Los padres intensifican la rivalidad entre hermanos cuando intervienen para determinar quién tiene la culpa y quién debe recibir un castigo. Tomar partido crea un ganador y un perdedor y enciende la competencia entre hermanos. También priva a los niños de la valiosa oportunidad de resolver el conflicto por sí mismos. No haga caso de las disputas entre tus hijos siempre que sea posible y, si es necesario intervenir, simplemente diles: «No estoy preocupado por quién empezó, yo estoy aquí para ayudarle a llegar a una solución. ¿Qué ideas tienen ustedes para resolver este problema?»

6. Sé claro y simple con las reglas de tu familia

Reduce la cantidad de reglas de la familia a un puñado de las más importantes. A continuación, asigna las consecuencias de no respetarlas y advierte a tus hijos con antelación. Permanece firme. Por ejemplo, recuerda a los niños que el acceso a la tecnología es un privilegio, no un derecho, y sé muy claro acerca de las reglas de uso para un smartphone o la computadora. Si no están dispuestos a seguir las reglas de la familia sobre la tecnología, vienen las consecuencias, que podrían ser unos días sin acceso a la computadora para el ocio, por ejemplo.

7. Sé una mamá o papá que diga sí

Los niños nos escuchan decir ‘no’ demasiadas veces y eso los hace sentir resentidos. Encuentra oportunidades para decirles «sí» cuando normalmente dirías «no». Cuando tu hijo te pida ir al parque después de la escuela y sabes que no tienes tiempo, dile «sí» en su lugar: «El parque es una buena idea ¿Te gustaría ir este viernes después del colegio o en la mañana del sábado?”.

Foto: http://www.freedigitalphotos.com

Otros artículos que te pueden interesar:

Recompensas inmateriales para premiar la buena conducta

10 signos de que tu hijo está muy engreído

Gritos y golpes: ¿por qué evitarlos?

1 comentario

Archivado bajo EDUCACION CON FIRMEZA, EDUCACION EN VIRTUDES

Psicóloga y madre: Conoce a la nueva colaboradora de La Mamá Oca

Sara Tarres

La Mamá Oca y Sara Tarrés en la foto de bienvenida.

Sara Tarrés, creadora del blog español Mi mamá es Psicóloga Infantil, pasó por un momento difícil, como muchos padres. Su hijo mayor, en ese tiempo de tres años, hacía rabietas terribles debido al síndrome del príncipe destronado, mientras que su hijo menor, un bebé de 9 meses, era demasiado demandante, lloraba todo el tiempo y no dormía.

“La mía era una situación igual o similar a la de miles de padres”, cuenta Sara a La Mamá Oca. “Así que empecé a preguntarme, ¿por qué no explicar qué es lo que yo sé como psicóloga desde el punto de vista de madre, que en más de una ocasión también se siente frustrada porque no sabe cómo manejar una situación determinada?”.

Y así fue que, con un post sobre las rabietas, empezó este blog que ya cuenta con 500 visitas diarias de diferentes países.

Sara es psicóloga infantil y siguió un master en Dificultades del Aprendizaje y un postgrado en Psicopatología Infantojuvenil. Ella cuenta que lo más valioso que descubrió durante sus estudios fue que las conductas se aprenden y, por lo mismo, pueden ser modificadas. Es decir, tanto los hijos como los padres pueden aprender a comportarse y pensar de otro modo, “pueden aprender a ser mejores”.

“Si (los padres) aprendemos a cambiar nuestros comportamientos inadecuados podemos cambiar también las respuestas que recibimos de nuestro entorno más cercano”, explica Sara, sobre todo de los hijos.

Ser padres es una experiencia maravillosa, pero tanta responsabilidad es natural que te deje preguntando si estás haciendo lo correcto. “Poner límites y normas, controlar las conductas inadecuadas, ser un modelo a seguir no siempre es fácil -afirma Sara- pero es lo que creo que debemos hacer los padres si queremos formar personas con valores positivos, niños responsables consigo mismos y con los demás”.

Sara Tarrés aportará con sus conocimientos profesionales y su experiencia como madre a la comunidad de La Mamá Oca. ¡Bienvenida!

3 comentarios

Archivado bajo EDUCACION EN VIRTUDES, INTELIGENCIA EMOCIONAL, MATRIMONIO Y FAMILIA, PARA REFLEXIONAR, POR EDADES

Un ejemplo de firmeza

Hoy encontré este artículo en www.abc.es que nos habla de cómo a veces cometemos errores en la educación de nuestros hijos pero que siempre hay tiempo de remediarlo. Es cuestión de revisar constantemente nuestro plan educativo y retomar el camino correcto. Me pareció interesante y divertido.

Una madre canadiense gana una huelga en su propia casa

Harta de recoger y limpiar lo que sus hijas adolescentes dejaban sin hacer, Jessica Stilwell se plantó… y logró que reaccionaran

Algunas de las fotos que la madre colgó en su blog

El 1 de octubre Jessica Stilwell declaraba una silenciosa batalla en su hogar. Harta de limpiar, ordenar y recoger todo lo que sus hijas adolescentes dejaban tirado por la casa, había decidido declararse en huelga. Su marido la apoyaba. Iban a ser unos días difíciles, pero el fin lo merecía.

«Primer día de no recoger, ordenar, lavar, limpiar, recordando o regañando», relataba esta madre canadiense en su blog. El matrimonio limpiaba y lavaba solo lo que ellos ensuciaban. «A las 18:00 horas los platos del desayuno y los de la cena aún están en la mesa. El lavavajillas está desbordado, los zapatos y mochilas están en medio del pasillo. Hay calcetines sucios, botellas vacías de Gatorade y kleenex usados detrás de mi sofá». Ella, sentada, se tomaba un vaso de vino mientras una de sus hijas le preguntaba por qué actuaba de forma tan extraña.

Durante el fin de semana se había dado cuenta de que sus hijas, dos mellizas de 13 años y una más pequeña de 10, incumplían con los encargos que tenían desde pequeñas y debía hacerles comprender que «su madre no era su empleada», según explicó a la BBC. «Me di cuenta de que estaba haciendo todo por ellas porque me resultaba más fácil, así que cuando mi esposo volvió de jugar al golf le dije: «Ya está. Mañana empezamos una huelga»».

Con sentido del humor fue relatando en su cuaderno de bitácoras el esfuerzo que le supuso ver cómo el caos se apoderaba de su casa día a día. «He aprendido muchas cosas hoy», escribía el día 2. «Los cereales con leche de una taza comienzan a oler mal mucho antes de lo que cabría esperar» y «si dejas el lavavajillas abierto todo el día con platos sucios, el perro lamerá todo». La mugre se extendió por la casa. Al cuarto día descubrieron algo parecido al queso en un vaso de leche abandonado.

Como las niñas no limpiaban las bolsas en las que acostumbraban a llevar el almuerzo al colegio, tuvieron que utilizar bolsas de plástico de las que se usan para recoger los excrementos del perro, una humillación para ellas.

Una madre canadiense gana una huelga en su propia casa

A los seis días de huelga, las hijas se pelearon entre sí, culpándose unas a otras del estado de la casa. La discusión terminó volviéndose contra los padres. «Su enojo de por qué no había limpiado me hizo reír», señaló Jessica, que acabó explicando a sus hijas los motivos de su huelga. Al final, las tres se disculparon y le dieron las gracias. «Cerré los ojos y me imaginé que acababa de subir el Monte Everest y mientras estaba en la cima de la montaña gritaba «¡Eso es! ¡He ganado!».

Ese mismo día escribía con sorna en su blog: «Odio decepcionar a todos … pero anoche cedieron los tres niños. La huelga ha terminado».

Al término de la experiencia, Jessica Stilwell señalaba que estaba «muy orgullosa» de sus hijas y que le gustaría «darles el mundo entero», pero se había dado cuenta de que «estaba haciéndoles un flaco servicio. Las estaba programando para el fracaso. Me da miedo pensar que estamos educando una generación de jóvenes cuya actitud de vida será ‘y tú, ¿qué estás haciendo para mí?’».

En última entrada en el blog, hace dos días, señalaba que ahora se puede tomar un tiempo para ella: «Mi vida parece estar acomodándose un poco».

Si quieren leer el blog de esta madre, hagan click aquí http://strikingmom.blogspot.ca

Más sobre educación con firmeza, aquí

Deja un comentario

Archivado bajo EDUCACION CON FIRMEZA, EDUCACION EN EL ORDEN, FAMILIA, PUBERTAD Y ADOLESCENCIA

Actitudes de los padres que favorecen el desarrollo de la autoestima

Ilustración: La Mamá Oca

1 comentario

Archivado bajo AUTOESTIMA