Archivo de la etiqueta: educar a los hijos

La importancia de enseñar para el futuro

ID-10012002

Todo lo que sembremos hoy en nuestros hijos, será cosechado en el futuro. Por eso no podemos dejar de lado el educar pensando en cómo todo lo que podemos enseñar hoy, podrá influir en la vida futura de nuestros hijos. Y, desafortunadamente para los comodones, es algo que no se puede delegar.

Como dice Fernando Corominas en su libro “Cómo educar a tus hijos”, se ha comprobado que las técnicas sobre comportamiento humano que se aplican en la dirección de empresas pueden trasladarse a la educación de los chicos dentro de la casa. ¿Cómo así? Por ejemplo, el ejecutivo, para resolver problemas en el trabajo, decide sobre el pasado. Para cumplir con el programa diario, decide en presente. Y para establecer estrategias y planes, decide en futuro. El ejecutivo puede delegar la resolución de problemas y el programa diario a sus empleados, pero las decisiones futuras la tiene que tomar él mismo.

Lo mismo sucede en las familias. Los padres deben darle un lugar prioritario a la educación para el futuro de sus hijos, para prevenir y adelantarse. Y es algo que no se puede delegar.

Por más que le otorgues a tu hijo la mejor de las educaciones, el colegio en el que aprenderán dos idiomas, el profesor particular que lo ayudará en matemáticas y te sientes a hacer la tarea con él, esto no es garantía de que tu hijo obtendrá buenos resultados si es que previamente no le has inculcado el gusto a aprender y a estudiar.  ¿Y cómo se logra? Los padres debemos motivarlos, pero sobre todo, educarlos en los valores. Si esto lo cumplimos bien, lo demás –que le guste estudiar, entre otras cosas-, vendrá por añadidura.

La teoría del teatro

Educar en valores se parece mucho a la “Teoría del Teatro”. La voluntad actúa de acuerdo a la inteligencia y conocimientos previamente adquiridos. Mirémoslo así: cada idea es una persona en el público en un teatro. En el escenario pasa la vida y en función de las ideas, sentadas en las butacas, cada uno toma decisiones.

Cuando nacemos, el teatro está vacío. Pero si un niño toca una vela y se quema el dedo, esa butaca se ocupó con lo que acaba de aprender: no debo tocar el fuego porque quema. Si tú como padre le cuentas una fábula a tu hijo en la que le explicas que robar es malo, esa otra butaca también se ocupará, con el conocimiento de que robar trae consecuencias muy negativas. Así se llena el teatro de tu hijo, aunque a veces es necesario reforzar la idea varias veces antes de que se ocupe un asiento.

Si tu hijo tiene ocupado el asiento de ‘robar es malo’, por más que uno de sus amigos después le diga lo contrario, y le explique que robarle a la mamá no es malo si no te atrapan, él ya sabrá que eso no es cierto. Lo más probable es que, por más atractiva que sea la idea de tomar un billetito de la cartera de mamá, gracias a la prevención que tomaste enseñándole que eso es incorrecto, no lo haga.

Por ello es importante la educación en el futuro, porque lo preparas para tomar buenas decisiones en la vida. Si le das una buena educación en valores, por ejemplo, tu hijo encontrará sentido a ser responsable en el colegio independientemente de cuántos idiomas aprenda en el cole y cuántos profesores particulares tenga.

Y no olvides que la manera más eficaz para educar es con el ejemplo. Así que hay que ser conscientes que nuestros actos también pueden llenar alguna butaca del teatro de nuestros hijos. Tratemos de que sean con valores positivos.

(Fuente: ‘Cómo educar a tus hijos’ de Fernando Corominas)

Foto: http://www.freedigitalphotos.net

Otras notas relacionadas al tema:

¿Cómo educar a tus hijos para que tengan éxito en el futuro?

Deja un comentario

Archivado bajo EDUCACION EN VIRTUDES, INTELIGENCIA EMOCIONAL

¿Cómo educar a tus hijos para que tengan éxito en el futuro?

ID-10051115

Es una pregunta complicada de responder, sobre todo porque no tenemos una bola de cristal para determinar cómo será realmente el futuro de nuestros hijos. Sin embargo, como lo expone Fernando Corominas, en su libro “Cómo educar a tus hijos”, sobre la base de estadísticas y tendencias, se puede saber cómo será el momento en el que nuestros hijos sean adultos y, sobre la base de este dato, tener una idea de qué podemos hacer desde ahora para que sean personas exitosas.

Corominas hace un recuento histórico para explicarnos cómo han evolucionado las prioridades en la educación de los niños de acuerdo a la forma en qué se vivía. Así, menciona tres períodos principales:

1. En la historia de la humanidad, hubo un momento en el que la agricultura era la actividad principal. El trabajo se centraba en el campo y los padres querían que sus hijos sean FUERTES, porque así tendrían éxito en la vida. Estamos hablando de una época en la que el tiempo era inclemente, y las guerras eran cuerpo a cuerpo. Hombres fuertes era lo que se necesitaba. Si además sabían la ciencia de labrar la tierra y el manejo de las armas, tanto mejor.

2. Luego, la humanidad vivió una nueva etapa, donde la industria floreció. La mano de obra se desplazó a las fábricas. Lo importante era el conocimiento, el saber, la tecnología. Los padres querían que sus hijos sean ingenieros. Mientras más supieran, sería mejor para ellos. Que aprendan idiomas e informática, que tengan cuerpos y mentes sanos gracias al deporte, y que sean líderes. En resumen, para que el hijo fuera exitoso, tenía que SABER.

3. Y la tercera era es la de los servicios, que es justamente la que estamos viviendo. Lo sectores de más desarrollo son la informática, las comunicaciones, la política, la venta y compra, la administración, el turismo, la seguridad, la investigación, entre otras. Para servir bien, es necesaria la información: se debe conocer a los demás. En esta era, todos podremos tener los mismos datos, así que el éxito diferencial se ubicará en la capacidad de tomar decisiones, es decir en la capacidad de compromiso. Y para decidir se necesita de voluntad, para asumir el riesgo y responsabilizarse por los resultados.

En la era de los servicios, nos estamos moviendo en el campo de los valores, ya que prestar un servicio es ayudar, colaborar, darse. Y los pilares de un buen servicio son la confianza, sinceridad, justicia, amistad y generosidad. Por ello, la PERSONA es la nueva protagonista y esta se mide por sus valores.

El siglo pasado se caracterizó por el consumismo, por producir por producir, el tener por el tener; los valores de las personas y la ética no eran importantes. Ahora, justamente son ellos los que harán que la gente sea exitosa.

Para que tu hijo tenga éxito entonces, necesita tener bien desarrollados los valores, practicar deportes para tener un cuerpo saludable, y desarrollarse en una carrera. Tendrá que ser una persona libre y responsable, con ética y una gran capacidad de servicio. Venir de una familia donde se viven los valores, le felicitará el camino.

(Fuente: ‘Cómo educar a tus hijos’ de Fernando Corominas)

Foto: www.freedigitalphotos.net

Otros temas que te pueden interesar:

10 consejos científicos para criar niños felices

Actividades de verano: una futura afición para tus hijos

1 comentario

Archivado bajo EDUCACION EN VIRTUDES

Educar a los hijos: Errores que los padres deben evitar

Los expertos afirman que educar hoy es más difícil que en otras generaciones. En estos tiempos, en los que los niños viven expuestos a múltiples estímulos y la relación con ellos es más informal, estos son los errores más comunes de los padres:

– Intentar ser amigos en lugar de padres. Pocas cosas confunden tanto a un chico como ver a un adulto actuando como un niño.

– Intentar ‘comprarlos’ poniéndose siempre de su parte. En un principio es la postura más cómoda, aunque tarde o temprano, se vuelve en contra de quien la ejerce.

– Protegerlos en exceso, hacer que el mundo gire en torno suyo. Los padres deben estar a su lado, pero para ayudarles, no para asfixiarlos. Los niños deben vivir sus propias crisis y serán estas las que les permitan generar sus propios recursos y habilidades.

– Pretender razonar en medio de una discusión, o tratar de imponer en lugar de sugerir.

– Mostrar impaciencia, meter prisa, transmitir tensión.

– Sacrificar constantemente a los otros hermanos o miembros de la familia.

– Cerrar los ojos: negar lo evidente y pensar que los otros exageran.

– Favorecer el consumismo. Darles desde pequeños todo lo que piden. De esa forma empiezan a no darle valor a las cosas y terminan por no dárselo a las personas.

Educar en el resentimiento, en la intolerancia, en la falta de generosidad y en la ausencia de valores.

(Tomado de Errores que deben evitar los padres al educar a sus hijos. Artículo de ABC escrito por L. Peraita.)

Más sobre:

Educación en Virtudes

Educación con Firmeza

Comunicación en la Familia

4 comentarios

Archivado bajo COMUNICACIÓN EN LA FAMILIA, EDUCACION EN VIRTUDES, INTELIGENCIA EMOCIONAL