Archivo de la etiqueta: familia permisiva

¿Cansado de gritar?: 7 tips para que tus hijos se porten mejor

ID-10075935

A veces pareciera que la única manera de lograr que nuestros hijos hagan sus deberes y se porten bien es levantándoles la voz. Pues no es cierto. La escritora Ana Flores, de la página web Babble.com, conversó con Amy McCready, autora del libro ‘Si te lo tengo que decir una vez más… El programa revolucionario que consigue que tus hijos escuchen sin regañarlos, insistiendo o gritando’. Estos 7 consejos extraídos de esa conversación te ayudarán a que tus hijos te hagan caso, sin aumentar los decibeles de tu voz.

1. Ten momentos a solas con los niños a diario

Este es el consejo más importante para los padres. Los niños necesitan una conexión emocional con sus padres y su atención todos los días y, si esto no sucede, las consecuencias y otras herramientas de disciplina no será eficaces. Tan solo 10-15 minutos de tiempo de calidad a solas con cada uno de tus hijos, una o dos veces al día, van a hacer maravillas en el comportamiento de los chicos.

2. Todos contribuyen en casa

Todos los hijos, niños pequeños y adolescentes, deben ser responsables en sus hogares de pequeñas labores a diario. Cuando se espera que los hijos contribuyan en casa, ellos podrán desarrollar habilidades importantes para la vida y se fomentará el trabajo en equipo en la familia.

3. Sé disciplinado a la hora de acostar a tus hijos

La mayoría de los niños pequeños y adolescentes duermen mucho menos de lo que sus cuerpos en crecimiento necesitan. Consulta a tu pediatra acerca de las horas de sueño que los chicos necesitan por edad y ajusta la hora de acostar 10 minutos antes, cada pocas noches. ¡Un niño bien descansado es un niño bien educado!

4. Entrenamiento, más que castigo

Forzar a un niño a ir a su habitación o la ‘silla de castigo’ por un período de tiempo determinado porque se portó mal, no le enseñará a hacer una mejor elección la próxima vez. En lugar de ello, pregúntate «¿qué puedo hacer para que mi hijo elija mejor en el futuro?» Céntrate en la formación de su carácter en lugar de castigarlo, así obtendrás mejores resultados.

5. No seas juez y jurado en las peleas de tus hijos

Los padres intensifican la rivalidad entre hermanos cuando intervienen para determinar quién tiene la culpa y quién debe recibir un castigo. Tomar partido crea un ganador y un perdedor y enciende la competencia entre hermanos. También priva a los niños de la valiosa oportunidad de resolver el conflicto por sí mismos. No haga caso de las disputas entre tus hijos siempre que sea posible y, si es necesario intervenir, simplemente diles: «No estoy preocupado por quién empezó, yo estoy aquí para ayudarle a llegar a una solución. ¿Qué ideas tienen ustedes para resolver este problema?»

6. Sé claro y simple con las reglas de tu familia

Reduce la cantidad de reglas de la familia a un puñado de las más importantes. A continuación, asigna las consecuencias de no respetarlas y advierte a tus hijos con antelación. Permanece firme. Por ejemplo, recuerda a los niños que el acceso a la tecnología es un privilegio, no un derecho, y sé muy claro acerca de las reglas de uso para un smartphone o la computadora. Si no están dispuestos a seguir las reglas de la familia sobre la tecnología, vienen las consecuencias, que podrían ser unos días sin acceso a la computadora para el ocio, por ejemplo.

7. Sé una mamá o papá que diga sí

Los niños nos escuchan decir ‘no’ demasiadas veces y eso los hace sentir resentidos. Encuentra oportunidades para decirles «sí» cuando normalmente dirías «no». Cuando tu hijo te pida ir al parque después de la escuela y sabes que no tienes tiempo, dile «sí» en su lugar: «El parque es una buena idea ¿Te gustaría ir este viernes después del colegio o en la mañana del sábado?”.

Foto: http://www.freedigitalphotos.com

Otros artículos que te pueden interesar:

Recompensas inmateriales para premiar la buena conducta

10 signos de que tu hijo está muy engreído

Gritos y golpes: ¿por qué evitarlos?

1 comentario

Archivado bajo EDUCACION CON FIRMEZA, EDUCACION EN VIRTUDES

Los 10 posts más vistos del 2012

Hola amigos:

Comparto con ustedes los posts más leídos en este blog en el 2012. Para que los lean o revisen.

  1. 7 consejos para un matrimonio maduro
  2. Si quieres ser un buen padre, sé un buen esposo
  3. Familia Permisiva
  4. Diez mandamientos para ser buenos padres
  5. Los 15 mandamientos de la madre encantadora
  6. 15 cosas que las mamás les perdonan a sus hijos
  7. La autoestima: de 0 a 3 años
  8. Educar a los hijos: errores que los padres deben evitar
  9. El miedo a la Barbie: ¿Es la muñeca un mal ejemplo para mi hija?
  10. ¿Se ejerce mayor autoridad alzando la voz?

Deja un comentario

Archivado bajo EDUCACION EN VIRTUDES

Gritos y golpes: ¿por qué evitarlos?

Artículo escrito por Sara Tarrés del blog Mi mamá es psicóloga infantil

Por muy denostados que estén los castigos corporales, sabemos que aún existen familias dónde se siguen dando con frecuencia. Cachetes, azotes, gritos, tirones de orejas… Todavía hoy es aún común escuchar«pues una bofetada a tiempo les va muy bien».

¿Quién no ha escuchado esta frase de la boca de alguien cercano?. Yo misma, hablando sobre mis hijos, un día cualquiera, una conocida me soltó esta frase como si nada, como si fuese algo de lo más normal. Le estaba contando algo referente al post de «mi hijo me llama tonta», cuando me dijo: «¡pués yo del bofetón que le doy no me vuelve a llamar eso en la vida!«.

Y es que todavía hoy se acepta con mucha tolerancia el castigo físico o el azote. Los castigos físicos, los humillantes, los gritos y/o el menosprecio verbal son gravemente perjudiciales para nuestros hijos.
Siempre que gritamos o pegamos – levemente, moderadamente, ocasionalmente, raramente, siempre – estamos dedicando un tipo de atención errónea al niño y es un tipo de castigo que no funciona.
Los gritos y las bofetadas no son un buen método nunca enseñan el comportamiento adecuado, sinó justo lo contrario.
Los gritos y bofetadas no educan porqué:
  1. confunden
  2. no enseñan la conducta adecuada
  3. dan a entender que la violencia (física o verbal) es el modo de resolver los conflictos
  4. causan sentimientos de rabia y humillación
  5. bloquean al niño
  6. no ofrecen alternativas
Los gritos y las bofetadas enseñan a :
  1. gritar
  2. pegar
  3. a no dejarse pillar infraganti
  4. a mentir
  5. a tener miedo
  6. a avergonzarse
  7. a pagar el enfado con los demás
Las consecuencias psicológicas de los gritos y bofetadas:
  1. causan daños emocionales en los niños
  2. pérdida de autoestima, ya que se creen que son malos por haber hecho algo mal
  3. Al vivir en un ambiente con crispación y recriminaciones constantes el niño aprenderá a pelearse por todo
  4. Avergonzar al niño continuamente, estamos empujando al niño a aprender a ser tímido
  5. Las críticas generan inseguridad y miedo
  6. El estrés que se respira en este tipo de situaciones provocan que el niño esté irritable
  7. Las persistentes recriminaciones suscitan culpabilidad
Los gritos y los cachetes son la primera experiencia que tienen los niños con la violencia, y los niños aprenden a comportarse violentamente a través del ejemplo de sus padres o adultos cercanos. Difícilmente podremos decirle a un niño «no pegues» o «no grites» cuando se les está pegando o gritando.
Más sobre:

3 comentarios

Archivado bajo AUTOESTIMA, DE MIS AMIGOS, EDUCACIÓN DE LA TOLERANCIA, EDUCACION CON FIRMEZA, SARA TARRÉS COROMINAS