Archivo de la etiqueta: permisivismo

Un ejemplo de firmeza

Hoy encontré este artículo en www.abc.es que nos habla de cómo a veces cometemos errores en la educación de nuestros hijos pero que siempre hay tiempo de remediarlo. Es cuestión de revisar constantemente nuestro plan educativo y retomar el camino correcto. Me pareció interesante y divertido.

Una madre canadiense gana una huelga en su propia casa

Harta de recoger y limpiar lo que sus hijas adolescentes dejaban sin hacer, Jessica Stilwell se plantó… y logró que reaccionaran

Algunas de las fotos que la madre colgó en su blog

El 1 de octubre Jessica Stilwell declaraba una silenciosa batalla en su hogar. Harta de limpiar, ordenar y recoger todo lo que sus hijas adolescentes dejaban tirado por la casa, había decidido declararse en huelga. Su marido la apoyaba. Iban a ser unos días difíciles, pero el fin lo merecía.

«Primer día de no recoger, ordenar, lavar, limpiar, recordando o regañando», relataba esta madre canadiense en su blog. El matrimonio limpiaba y lavaba solo lo que ellos ensuciaban. «A las 18:00 horas los platos del desayuno y los de la cena aún están en la mesa. El lavavajillas está desbordado, los zapatos y mochilas están en medio del pasillo. Hay calcetines sucios, botellas vacías de Gatorade y kleenex usados detrás de mi sofá». Ella, sentada, se tomaba un vaso de vino mientras una de sus hijas le preguntaba por qué actuaba de forma tan extraña.

Durante el fin de semana se había dado cuenta de que sus hijas, dos mellizas de 13 años y una más pequeña de 10, incumplían con los encargos que tenían desde pequeñas y debía hacerles comprender que «su madre no era su empleada», según explicó a la BBC. «Me di cuenta de que estaba haciendo todo por ellas porque me resultaba más fácil, así que cuando mi esposo volvió de jugar al golf le dije: “Ya está. Mañana empezamos una huelga”».

Con sentido del humor fue relatando en su cuaderno de bitácoras el esfuerzo que le supuso ver cómo el caos se apoderaba de su casa día a día. «He aprendido muchas cosas hoy», escribía el día 2. «Los cereales con leche de una taza comienzan a oler mal mucho antes de lo que cabría esperar» y «si dejas el lavavajillas abierto todo el día con platos sucios, el perro lamerá todo». La mugre se extendió por la casa. Al cuarto día descubrieron algo parecido al queso en un vaso de leche abandonado.

Como las niñas no limpiaban las bolsas en las que acostumbraban a llevar el almuerzo al colegio, tuvieron que utilizar bolsas de plástico de las que se usan para recoger los excrementos del perro, una humillación para ellas.

Una madre canadiense gana una huelga en su propia casa

A los seis días de huelga, las hijas se pelearon entre sí, culpándose unas a otras del estado de la casa. La discusión terminó volviéndose contra los padres. «Su enojo de por qué no había limpiado me hizo reír», señaló Jessica, que acabó explicando a sus hijas los motivos de su huelga. Al final, las tres se disculparon y le dieron las gracias. «Cerré los ojos y me imaginé que acababa de subir el Monte Everest y mientras estaba en la cima de la montaña gritaba “¡Eso es! ¡He ganado!».

Ese mismo día escribía con sorna en su blog: «Odio decepcionar a todos … pero anoche cedieron los tres niños. La huelga ha terminado».

Al término de la experiencia, Jessica Stilwell señalaba que estaba «muy orgullosa» de sus hijas y que le gustaría «darles el mundo entero», pero se había dado cuenta de que «estaba haciéndoles un flaco servicio. Las estaba programando para el fracaso. Me da miedo pensar que estamos educando una generación de jóvenes cuya actitud de vida será ‘y tú, ¿qué estás haciendo para mí?’».

En última entrada en el blog, hace dos días, señalaba que ahora se puede tomar un tiempo para ella: «Mi vida parece estar acomodándose un poco».

Si quieren leer el blog de esta madre, hagan click aquí http://strikingmom.blogspot.ca

Más sobre educación con firmeza, aquí

Deja un comentario

Archivado bajo EDUCACION CON FIRMEZA, EDUCACION EN EL ORDEN, FAMILIA, PUBERTAD Y ADOLESCENCIA

Familia Permisiva

Ilustración tomada del libro: “Ternura y firmeza con los hijos” de Dr. Alexander Lyford-Pike.

La familia permisiva es la más común en nuestros días. Es genial por el lado de que sí se atienden las necesidades afectivas de los hijos, pero se deja de lado otra parte que es fundamental: la educación con firmeza, normas y exigencia que es imprescindible en el desarrollo de seres humanos maduros.

En este miedo que sentimos los padres de no estar dándoles todo nuestro tiempo porque trabajamos mucho o porque hay más peligros que acechan como las malas compañías, las drogas, el alcohol, entre otros, los padres sobrevaloramos lo afectivo y pretendemos ser los mejores amigos de nuestros hijos, olvidándonos el ser padres. Así, estamos a merced de todos los caprichos, por más mínimos que sean, pensando que así los haremos felices y olvidando la importancia del autodominio en la formación de una persona.

Según Cynthia Hertfelder, en su libro “Como se educa una autoestima familiar sana”, la autoestima de los hijos en este tipo de familias suele presentar el siguiente tipo de problemas:

  • Se educa hijos caprichosos que no toleran la más mínima frustración.
  • No son capaces de controlarse emocionalmente.
  • Se creen con derecho a todo por parte de todo el mundo.
  • No entienden la importancia de ninguna clase de normas.
  • No son capaces de establecer proyectos a largo plazo, porque suelen buscar el placer y la recompensa inmediata.
  • No aprenden a conocerse ni a conocer sus limitaciones o potencialidades, porque no se han tenido que esforzar casi nunca por nada.
  • Cuando las cosas no salen como ellos esperan y desean no sabe resolver los problemas y echan la culpa a los demás.
  • No aprecian el valor de las cosas ni de las personas.
  • No entienden lo que los demás sienten ni son capaces de ponerse en su lugar.

“Su autoestima es una autoestima falsa, inflada llena de nada y en permanente riesgo de explotar en cuanto se hayan de enfrentar, aunque solo sea por la edad que no perdona, a una realidad que no tenga como objetivo primero complacerles en sus más mínimos deseos. Se construye una noción de singularidad que no tiene apoyos reales. La ausencia de normas y de exigencia familiar incapacita al niño para construir un modelo adecuado de valores y significados, así como para conocer con realismo sus propias competencias”, finaliza la autora.

Más sobre:

Educación con firmeza

Autoestima

1 comentario

Archivado bajo AUTOESTIMA, EDUCACION CON FIRMEZA, FAMILIA

La guerra de los caprichos

Foto: La Mamá Oca

Uno de los “males” que generan una educación permisiva son los famosos caprichos. “Los caprichos son deseos vehementes, irreflexivos y fugaces que experimentan de súbito los niños. Es una fase relativamente normal en su proceso de maduración y suele darse con especial fuerza a partir, sobre todo, de los tres años”, nos dice Pablo Garrido Gil, en su libro Educar en libertad y responsabilidad.

Los caprichos son pequeñas pruebas que nos ponen los hijos para ver hasta dónde podemos llegar. ¿Cómo darnos cuenta de que lo que nos pide nuestro hijo es un capricho? “Lo bueno de los caprichos es que, tan pronto como vienen, se van, de manera que, si les decimos que no, probablemente, a los cinco minutos se les haya olvidado”, dice el autor. Otra forma es comprobar que si le damos lo que pide, al poco tiempo ya se ha cansado de ella.

¿Cómo debemos reaccionar los padres ante un capricho? Primero, no debemos ceder, pues el niño se sentirá cada vez con más poder. Tampoco debemos sentir pena y pensar que nuestro hijo va a sufrir si no le damos lo que quieren. “Los caprichos hay que negárselos, pues siempre recaen sobre cosas innecesarias y prescindibles. Al contrario, si aprendemos a decirles que no, aprenderán que las cosas no se consiguen con llantos e insistencias. De lo contrario, su nivel de tolerancia ante la frustración descenderá al mínimo y eso no es bueno para su vida futura”, afirma Garrido Gil.

Recuerden que el tener límites desde pequeño ayuda a reforzar la voluntad y en el futuro tendrán más herramientas para elegir con criterio lo que de verdad vale la pena. Sin embargo, de vez en cuando es bueno dar algún regalo. “Tampoco debemos negárselo absolutamente todo por sistema. Da muy buen resultado darles alguna vez alguna sorpresa, tal vez con aquello de lo que se encapricharon un día y ya ni se acordaban de ello, pero hacerlo porque les queremos y para disfrutar juntos de ello. Entonces sí lo apreciarán y se sentirán más contentos”, nos dice el especialista.

Finalmente, si nuestro hijo se bloquea en pleno capricho, no es bueno razonar con él  en ese momento. Es mejor si cambiamos de tema y, cuando se le haya pasado, entonces conversar  y tratar de razonar. Recuerden que no hay reglas fijas pues cada niño es diferente.

Deja un comentario

Archivado bajo EDUCACION CON FIRMEZA