Monitorear a nuestros hijos en el Facebook ya es una técnica antigua

ID-100147350

Hasta hace poco, la conversación más difícil que teníamos con nuestros hijos era sobre sexo. Pues ahora hay otra que rivaliza en dificultad. Se trata de la conversación sobre tecnología.

Para controlar a un chico en las redes sociales, no basta con que seas su amigo en Facebook. Hay tantos programas, tantas aplicaciones, que es casi imposible seguirle el paso a tu hijo, que es un experto nato en las nuevas tecnologías. A parte, ya no necesitan una computadora o un celular para utilizarlas. Les basta con un iPod Touch.

Por ello, los expertos dicen que es imposible prohibirles el acceso a nuestros hijos al Internet o imponerle límites. Ha llegado la hora de tener una conversación franca sobre esta tecnología y ese será el mejor camino para ejercer alguna clase de control.

De acuerdo a Rebecca Levey, madre de dos niñas de 10 años, autora del Blog KidzVuz.com y otros blogs de tecnología y educación, “lo que antes era educación sexual, ahora es la ‘conversación de la tecnología’ lo que tenemos que tener con nuestros hijos”.

Facebook para los adolescentes no es un lugar de libertades. Por el contrario, tienen muchos “chaperones”, desde padres hasta profesores que son sus amigos en esta red social. Sin embargo, hay otros lugares donde los padres todavía no han llegado, como las aplicaciones Kik Messenger o Snapchat, desde las que se comunican con sus amigos. Facebook mismo ha advertido a sus inversionistas que están perdiendo a sus usuarios más jóvenes.

En los colegios en EE.UU. los profesores aseguran que hay casos de chicos compartiendo fotos de sus novias o novios desnudos o información sobre drogas a través de sus celulares. Y lo hacen sobre todo a través de estas nuevas herramientas.

Entre estas aplicaciones favoritas entre los chicos –que son gratis- está Instagram, donde muestran imágenes. El problema con Instagram es cuando los adolescentes toman fotos inapropiadas y las comparten. Kik Messenger es una aplicación para conversaciones que hasta le ofrece anonimato a los usuarios, y Snapchat, desde la que se envía fotos, mensajes o audio que se autodestruyen en 10 segundos. Sin embargo, con esta última, el que recibe el mensaje puede ser lo bastante rápido para capturar la información.

En Ohio, hace unas semanas, dos jugadores de fútbol americano abusaron sexualmente de una chica ebria en una fiesta. Todos eran escolares. La chica se enteró de lo sucedido porque, en los siguientes días, vio fotos y videos de la fiesta y de sí misma, desnuda. Esta información fue utilizada para humillarla en el colegio, pero luego sirvió de evidencia en el juicio en el que se encontró culpable a estos dos chicos. Lo terrible del caso no es solo la violación en sí, sino el hecho de que hubo tantos testigos que, en vez de parar la situación, sacaron sus smartphones y captaron lo sucedido para luego hacerle bullying a la muchacha.

En enero, en EE.UU. se arrestó a un hombre que hackeo miles de cuentas de emails y Facebook para conseguir fotos de mujeres desnudas y luego las contactaba para chantajearlas. Las amenazaba con hacer estas imágenes públicas en las redes sociales.

¿Y qué hacer al respecto?

Es bueno que nuestros hijos sean honestos con nosotros y nos cuenten qué aplicaciones y redes sociales utilizan. La educación en las virtudes debe trasladarse a el uso de estas tecnologías. Los adolescentes no deben usar información para dañarse entre ellos, ni subir al Internet imágenes de las que luego podrían arrepentirse. Hay que explicarles que es una tecnología que no podemos controlar y que es demasiado rápida. Lo mejor es considerar que toda información que se mueva a través de ella es pública.

Puedes también limitar el uso del Internet en casa y apagar el wireless después de una hora determinada. Tus hijos deben saber que, en cualquier momento, vas a pedirles el smartphone para revisar las aplicaciones que usan e incluso las imágenes, videos y mensajes. No estás faltando a la privacidad de tus hijos. Es una lección para ellos de que cualquier cosa en el Internet es pública y mejor que sus padres lo vean primero y funcionen de filtro a que el mundo obtenga esa información. Así también aprenderán a controlarse. Conversa con ellos sobre qué tipo de imágenes y mensajes no deberían compartir. Y, como dice el dicho, ‘guerra avisada no mata gente’. Esta conversación deberá llevarse a cabo cuanto antes, mejor todavía si es antes de que empiecen a usar esos aparatos.

Con información de AbcNews.go.com

Foto: http://www.freedigitalphotos.net

Otras noticias que podrían interesarte:

Una mamá le dio un contrato para el uso de un iPhone a su hijo de 13 años

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo EDUCACION EN EL OCIO Y TIEMPO LIBRE, EDUCAR EN EL USO DE LA TECNOLOGIA

Comparte con nosotros tus experiencias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s